.
GLOBOECONOMÍA

¿Será Bill Clinton el primer caballero de la Casa Blanca?

sábado, 2 de julio de 2016
Foto: Expansión
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

Si el republicano Donald Trump gana las elecciones de Estados Unidos el próximo 8 de noviembre, llegará a la Casa Blanca de la mano de una exmodelo, Melania Trump, y del hijo de ambos, Barron, que tiene 10 años. Del carácter de la tercera mujer del magnate inmobiliario, hija de un antiguo miembro del partido comunista de Eslovenia, no se conocen muchos detalles, salvo que siempre acompaña a su marido en los mítines ocupando un discreto pero colorido segundo plano.

Melania Trump habla seis idiomas (inglés, francés, alemán, italiano, esloveno y serbocroata) y muchos, como la estrella televisiva Barbara Walters, dicen de ella que soprende por su inteligencia, pero la exmodelo que nació en la antigua Yugoslavia tiene claro el papel que quiere jugar en caso de convertirse en primera dama: "Sería muy tradicional. Como Betty Ford o Jackie Kennedy". Nadie esperaba un rol muy diferente para la esposa de Donald Trump.

Que una explosiva antigua modelo ocupe la Casa Blanca sería por sí solo material suficiente para los ávidos medios de comunicación americanos, pero el interés de Melania Trump no puede competir con el que despierta Bill Clinton, el esposo de la candidata demócrata a la presidencia, Hillary Clinton.

Si la aspirante del partido azul gana las elecciones, se crearía una situación inédita. Por primera vez, un expresidente volvería a la Casa Blanca bajo el nuevo papel de cónyuge de la presidenta. La incógnita espontánea que se abre es cómo denominarle. A los esposos de las mujeres gobernadoras de Estados Unidos, se les conoce como first gentleman (primer caballero). De igual forma, si la mujer del presidente es la primera dama, el marido debería ser considerado como primer caballero. Sin embargo, en su papel de expresidente, el estatus de Bill Clinton va mucho más allá. Los antiguos mandatarios siguen conservando el título de presidente, pero en el caso de los Clinton sería extraño contar con dos presidentes con el mismo nombre. Así, aún no está claro el título que se decidirá para él.

Preguntada por ello en un programa de televisión, Hillary Clinton bromeó con los títulos de "primer camarada" o "primer muchacho". Bill Clinton, por su parte, ha sugerido jocosamente que le llamen "Adán", el primer hombre creado por Dios según la Biblia.

Más allá de vajillas y flores
Es una incógnita el papel que jugaría el primer caballero en la Casa Blanca, pero parece claro que iría más allá que elegir la vajilla oficial, encargarse de los arreglos florales o liderar campañas caritativas. Bill Clinton tampoco tendría que soportar las feroces críticas sobre su vestimenta e imagen a las que habitualmente están sometidas las primeras damas de Estados Unidos.

Hillary Clinton ha adelantado que su marido será uno de sus principales asesores. "Voy a pedirle que me dé ideas, que me aconseje, y voy a utilizarlo como emisario para ir por todo el país en busca de las mejores ideas que tenemos, porque creo, como dijo él, que todos los problemas de Estados Unidos se han resuelto en alguna otra parte del país", afirmó en un debate entre demócratas en Carolina del Sur.

Bill Clinton, que vivió dos gobiernos en años de bonanza salpicados por su affaire con la becaria Monica Lewinsky, puede servir de contrapeso a los bajos índices de popularidad de su mujer. El presidente de Estados Unidos entre 1993 y 2001 es mucho más cercano y empático que Hillary Clinton, a quien le cuesta conectar con la gente.

En cualquier caso, ambos llegarían a la Casa Blanca con varias lecciones bien aprendidas. Bill Clinton sufrió un impeachement por perjurio por el caso Lewinsky y su mujer hizo frente a feroces críticas por su ambición e interés por continuar adelante en solitario con su carrera profesional, olvidando que, según los círculos más conservadores del país, el papel de primera dama debe poner siempre en primer lugar al presidente.

Su plantilla
La figura de la primera dama de Estados Unidos ha evolucionado mucho en los últimos años, a la par que el papel de la mujer en la sociedad. Se trata de un cargo no oficial y no remunerado, pero que puede jugar un papel clave en la Administración del país. La primera dama cuenta con su propia plantilla que incluye cargos como secretario de prensa, jefe de personal o jefe de diseño floral, y su impronta en la historia ha dependido exclusivamente de la personalidad de cada una de ellas.

Entre las más destacadas, figuran Eleanor Roosevelt, Nancy Reagan y, por supuesto, Hillary Clinton, aunque muchas otras también fueron determinantes décadas atrás. Algunas primeras damas han optado, por su parte, por dejar a un lado sus intereses personales para apoyar la causa de su marido. Es el caso reciente de Michelle Obama, una reconocida abogada que siguió los pasos de Barack Obama, el primer presidente afroamericano en la historia del país, y se ha centrado en causas sociales.

Solo un mandatario, James Buchanan, nunca se casó, así que su sobrina Harriet Lane ejercía el papel de primer dama. Y dos presidentes, John Tayler y Woodrow Wilson, enviudaron y volvieron a contraer matrimonio durante su mandato en la Casa Blanca, contando así con dos primeras damas.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Chile 21/06/2024 Codelco reveló que el valor de su asociación con SQM llega hasta US$5.000 millones

Codelco recibirá además ingresos tempranos, porque desde el 1 de enero de 2025 y hasta 2030 será parte de la empresa conjunta entre SQM Salar

Hacienda 21/06/2024 En países Ocde no nacen los bebés suficientes a lo que requiere la tasa de remplazo

La tasa de reemplazo ideal que plantea la Ocde es 2,1 hijos por mujer, pero el promedio del bloque es 1,5; en Colombia es 1,7

Israel 22/06/2024 ONU dice que depende de Israel restablecer el orden en Gaza para distribuir la ayuda

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, dijo que existe una "anarquía total" en Gaza, donde la ONU ha advertido que se avecina una hambruna para la población de 2,3 millones de personas