.
GLOBOECONOMÍA

Plan de autos ecológicos de Obama enfrenta limitaciones

sábado, 25 de febrero de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

El gobierno del presidente Barack Obama compra menos autos eléctricos e híbridos y más vehículos que puedan consumir tanto gasolina como etanol, a los efectos de cumplir con los objetivos medioambientales de 2015, con lo que se favorece la tecnología más vieja en detrimento de la nueva.

El año pasado Obama dio discursos en todo el país sobre su doble objetivo de comprar sólo vehículos de combustibles alternativos para la flota de los Estados Unidos para 2015, y tener 1 millón de vehículos eléctricos en las calles para ese año.

Eso parece menos probable conforme el gobierno federal aprende la misma lección que ya han entendido los consumidores de autos de los Estados Unidos: ser ecológico es difícil. En lugar de ser pionero, el gobierno ha descubierto que el elevado costo de los autos híbridos y eléctricos, y su falta de disponibilidad, con frecuencia hace que tenga más sentido comprar autos de motor convencional y eficientes en términos de combustible.

'Se puede decir que se apoya esa conducta -de salvar el mundo-, pero no es lo que se está haciendo si los vehículos no usan combustibles alternativos', dijo Rebecca Lindland, una analista de IHS Automotive.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Reino Unido 12/07/2024 Unilever planea recortes de un tercio de los empleos en oficinas ubicadas en Europa

Hace parte de un programa de productividad anunciado en marzo por el director ejecutivo, Hein Schumacher, que incluyó hasta 7.500 despidos

Argentina 13/07/2024 Inversores de Argentina analizan últimas medidas financieras pues la bolsa es inestable

Los inversores analizan la implementación de medidas que buscan sanear las cuentas del banco central y encaminar la golpeada economía

Australia 11/07/2024 BHP cerrará negocio de níquel en Australia porque exceso de oferta afecta el mercado

BHP planea gastar 450 millones de dólares australianos (US$304 millones) al año para apoyar un posible reinicio si las condiciones del mercado y las perspectivas para el níquel mejoran.