miércoles, 5 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

Gran Bretaña soportará más austeridad e incumplirá una meta de reducción de deuda luego de un recorte en los pronósticos de crecimiento económico para los próximos tres años, dijo el Gobierno, en un sombrío panorama que podría afectar las posibilidades de reelección del primer ministro David Cameron.

El ministro de Finanzas, George Osborne, anunció recortes del gasto social y dijo que los aumentos de impuestos y reducciones de gasto continuarán por otro año hasta el 2018, pues el escaso crédito y la debilidad de la economía global están frenando la recuperación de Gran Bretaña.

En una actualización presupuestaria ante el parlamento, Osborne dijo que el crecimiento menor al esperado implicaba que estaría retrasado un año respecto al cumplimiento del objetivo de reducción del déficit a una porción del ingreso nacional británico para 2015/16.

Incumplir ese objetivo es un bochorno para Osborne, quien ha puesto en juego su reputación en el intento por solucionar el déficit británico y reducir la deuda pública. Además, aumenta los interrogantes sobre si Gran Bretaña podría estar en peligro de perder su calificacióntriple A.

El opositor Partido Laborista dijo que la campaña de austeridad había fracasado y estaba dañando la recuperación del país.

Los objetivos de austeridad estarían en riesgo
Los objetivos de austeridad de George Osborne, ministro de finanzas del Reino Unido, están bajo riesgo y el lento ritmo de la economía ha desbaratado el programa original de la coalición de Gobierno conservadora-demócrata liberal de eliminar el déficit fiscal estructural antes de las próximas elecciones parlamentarias del 2015. El primer ministro David Cameron envió un mensaje anticipado luego de que Osborne informara al Gabinete sobre sus estimaciones económicas, y dijo: 'Estamos en el camino correcto y haciendo progresos'. El crecimiento del sector de servicios de Gran Bretaña se ha desacelerado lo que sugiere que la economía estaría al borde de la contracción.