La fase tres de la reactivación económica se faculta la operación de todas las actividades mineras, sectores industriales y el comercio

Reuters

Perú inició una nueva convivencia con la pandemia con la última etapa de una apertura económica, con la que planea reactivar 96% de las actividades productivas, tras una de las cuarentenas más largas del mundo.

En un decreto supremo en el diario oficial, el Gobierno dijo que en la fase tres de reactivación económica se faculta la operación de todas las actividades mineras, sectores industriales y el comercio, cumpliendo protocolos sanitarios para evitar un brote de la pandemia.

Asimismo, se considera el funcionamiento de restaurantes y tiendas en general con un aforo limitado del público, y también del transporte aéreo y terrestre interno, previa aprobación de protocolos de las autoridades correspondientes.

"El objetivo es reactivar la economía y generar puestos de trabajo", dijo el presidente Martín Vizcarra el miércoles durante la recepción de 400 ventiladores mecánicos.

Imágenes de televisión mostraron en el inicio de esta nueva convivencia con cientos de personas en paraderos de buses en Lima para acudir a sus trabajos, en horarios diferenciados y de forma limitada, según las disposiciones oficiales.

Los casos de la enfermedad subieron el míercoles hasta 288.477 en Perú, que ocupa el sexto lugar mundial y tiene el mayor nivel de infecciones en América Latina detrás de Brasil, según un recuento de Reuters. Los muertos suman 9.860 en el país andino.

La capital Lima concentra alrededor del 60% de los contagios en Perú, un país de unos 33 millones de habitantes.

El ritmo de aumento de contagios diarios ha disminuido a menos de la mitad en la última semana desde casi 7.000 promedio a inicios de junio, pero expertos en salud temen un rebrote en medio de una crisis hospitalaria.

El Gobierno ha levantado la cuarentena en 18 de los 25 regiones del país, pero mantiene varias restricciones como el cierre de fronteras, tránsito de menores de edad y ancianos y también el cierre de centros nocturnos y bares.

Perú fue uno de los primeros en América Latina en imponer la cuarentena, a mediados de marzo, pero desde mayo ha permitido el reinicio de actividades productivas clave como la minería, que representa el 60% de las exportaciones del país andino.