RIPE:

Tras un segundo trimestre complicado por el covid-19, Paraguay planea cerrar 2020 con una caída de entre 2% y 3% y planean reactivación

Cronista - Buenos Aires

Fue un “abril horrible” y un “muy mal mayo” para Paraguay. Pero a medida que el país comenzó a flexibilizar sus restricciones por la pandemia con casi 30.000 contagios y 552 fallecidos, es uno de los países menos afectados por el covid-19 de la región, la economía volvió a registrar números positivos, y el gobierno calcula que la contracción este año será entre un 2% y un 3%, en vez del 5% inicial.

En todo caso, las estimaciones son bastante menores en comparación con el promedio que el Banco Mundial proyecta para la región: -7,2%. “La economía igue funcionando”, resume Benigno López, el ministro de Hacienda de Paraguay a El Cronista.

Si bien el país todavía debe lidiar con un aumento de los contagios, a principios de septiembre se registró un pico en los casos diarios de 1.217, el país ya
reanudó los ‘vuelos burbuja’ con Uruguay y está trabajando con Brasil para tener un cierre fronterizo reciente y menos agresivo para reactivarlas zonas de Ciudad del Este y Foz de Iguazú.

“Nosotros creemos que este sistema de cierre total no es sostenible en el tiempo, y en la medida en que vayamos pasando las pruebas sanitarias vamos a irteniendo este tipo de medidas con todos nuestros vecinos”, comenta López.

Como en la mayoría de los países, en marzo Paraguay lanzó en tiempo récord un plan de emergencia que representa cerca del 9% de su PIB y que, además de fortalecer el sistema sanitario y la protección social para los sectores más afectados por la crisis, previó una moratoria o exoneración de algunos impuestos; un fuerte endeudamiento (en abril, Paraguay colocó u$s 1000 millones en bonos a 10 años, a una tasa de 4,95%); y una mayor liquidez desde el banco central, que en junio recortó la tasa a 0,75%.

Ahora, mientras el gobierno se entusiasma con la recuperación de la economía, el desafío para las autoridades volver a la responsabilidad fiscal y del gasto.

“Un problema que no teníamos previsto este año, comenta López con la pandemia, es que la rapidez de la deuda fue mayor a la pensada, como ocurre en toda la región. No obstante, nuestros niveles de deuda son bajos: pasamos de 20 o 21 puntos del PIB alrededor de 30 puntos a fin de año, sigue siendo de las deudas más bajas de la región. Pero como somos una sociedad conservadora queremos atender esa cuestión”.

“Como Paraguay se ha caracterizado en los últimos 15 o 20 años por ser un país responsable fiscal y monetariamente, con un banco central que funciona, que da previsibilidad en el sistema financiero; un Ministerio de Hacienda que es responsable a la hora de gastar... Todas esas fortalezas pusimos a disposición de la economía en este escenario”, arma el ministro.

Lea la nota completa aquí.