.
GLOBOECONOMÍA Mundo empresarial japonés todavía se sabotea a sí mismo
sábado, 15 de noviembre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Bloomberg

Cuando las cosas salen mal, ¿qué pasa con los caciques corporativos japoneses? Shigehisa Takada, presidente de Takata Corp. con sede en Tokio, enfrenta un escándalo que crece vertiginosamente después de la noticia de que otra víctima, una mujer embarazada en Malasia, murió debido a uno de los airbags de su empresa.

El Senado estadounidense dedicará sesiones al tema esta semana, y un gran jurado estadounidense citó a ejecutivos de la empresa. Y sin embargo, Takada sigue ausente sin permiso, dejando que los agentes de prensa de la empresa aseguren a los periodistas que se “disculpa profundamente” por las cinco muertes y 139 lesiones atribuidas hasta el momento a los productos Takata.

El acto de desaparición sirve para recordar el arduo camino cuesta arriba que enfrenta Shinzo Abe en sus esfuerzos por fortalecer la gestión de gobierno corporativa en Japón. Transcurridos cinco años desde el inicio de un retiro masivo del mercado de Toyota y tres años desde que Olympus escandalizó al mundo con un fraude por US$1.700 millones, los altos ejecutivos del país continúan estando demasiado aislados del tipo de observación por parte de accionistas y medios que son habituales en Occidente. El hecho es que los ejecutivos de Takata, una compañía con 35.000 empleados a nivel mundial, piensen que pueden manejar un tema de seguridad pública con una falta tan flagrante de transparencia debería preocupar profundamente al gobierno y al pueblo de Japón.

Las empresas fabrican a veces productos defectuosos. La innovación, después de todo, implica correr riesgos y ver qué funciona. Cuando se producen errores, la clave es identificar los defectos rápidamente, admitirlos abiertamente y resolverlos metódicamente. Todo se reduce a la respuesta, tal como se les enseña a los estudiantes de administración de empresas, como cuando Johnson & Johnson retiró millones de frascos de Extra Strenght Tylenol de las góndolas a comienzos de 1980 luego de siete muertes en la zona de Chicago.

Mundo moderno
El primer ministro Shinzo Abe ha prometido hacer ingresar a la dirigencia empresarial japonesa en el mundo moderno, pataleando y gritando si es necesario. Está empujando a las empresas a incorporar directores independientes a los consejos de administración (China, India y Corea del Sur ya lo hacen), a contratar más mujeres ejecutivas y a publicar más datos de las compañías. Quiere introducir un código de administración que pueda habilitar a los inversores a presionar a la dirigencia por retornos más altos. Pero esa tarea es un trabajo en elaboración, en el mejor de los casos. Gracias al nivel declinante del apoyo a Abe -y a la fuerte presión de grupos empresarios- estas reformas indispensables se están diluyendo.

Reputación de la empresa en riesgo
Si les preocupa su reputación mundial, las empresas japonesas deberían aceptar los esfuerzos de Abe y, de hecho, superarlos. El próximo presidente de Takata quizá no debería ser el nieto del fundador de la empresa, sino un líder listo para ocupar un lugar destacado. En una economía decididamente verticalista como la de Japón, no sorprende que los ejecutivos esperen que el gobierno codifique normas de conducta y responsabilidad.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Minas 27/09/2021 El mundo alcanzará pico en demanda de petróleo antes del 2030, según TotalEnergies

La demanda de petróleo se reduciría a 40 o 64 millones de barriles por día para 2050, dijo la petrolera francesa en su informe anual

Tecnología 27/09/2021 Google contraataca orden antimonopolio de Unión Europea sobre dispositivos

Abogados de la tecnológica dijeron que la Comisión Europea cometió un error al exigir cambios a contratos "anticompetitivos".

México 27/09/2021 Gobierno de Amlo disminuirá en 8,7% los recursos para mitigar el cambio climático

El próximo año se destinarían $66.542 millones de pesos mexicanos a este rubro, recursos que a decir de los expertos no son suficientes

MÁS GLOBOECONOMÍA