RIPE:
EXPANSIÓN

La ministra de Educación, Isabel Celaá, va a presentar a las comunidades autónomas ajustes en las recomendaciones de vuelta a clases

Diario Expansión - Madrid

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, ha avanzado hoy en una entrevista con la Cadena Ser que se está estudiando la puesta en marcha de un permiso retribuido o baja para aquellos padres cuyos hijos tengan que guardar cuarentena por la Covid-19:

En la reunión que mantendrá mañana con representantes de los gobiernos autonómicos y en la que estarán otros ministros, se presentarán dos documentos: uno de ellos para garantizar el entorno escolar seguro y otro que abordará la gestión de los posibles casos en el que se plantea esta posible medida.

Celaá ha recordado que al principio de la pandemia ya se usó la fórmula del permiso retribuido porque, en caso de tener que guardar cuarentena, si hay un menor debe estar acompañado de una persona adulta. "Podría ser una baja por enfermedad o un permiso retribuido, son fórmulas que hemos de articular", ha apostillado.

La ministra también ha indicado que se pedirá "una declaración responsable a los padres" para que sus hijos vayan a colegio sin fiebre. "La salud y la seguridad empieza desde casa", ha asegurado Celaá que, en cualquier caso, ha reconocido que "no hay riesgo cero" ya que puede darse "la circunstancia de que se incumpla".

Además, ha hecho un llamamiento a los padres para que lleven a sus hijos al colegio pues, como ha reiterado, "la educación es insustituible y beneficiosa". "No puede ser sustituida por el ámbito domiciliario", ha zanjado.

Por ello, la ministra ha insistido en que las escuelas tienen que "estar abiertas" ya que la presencialidad sigue siendo "el concepto general", que se priorizará hasta los 14 años. "Los niños que no pueden trabajan delante del ordenador tienen que estar acompañados en su proceso educativo", ha explicado Celáa, que ha pedido "no cargar a las familias con más preocupación e incertidumbre".

En este sentido, ha lamentado que se haya generado "una alarma excesiva" alrededor del regreso a las aulas. "Preocupa a las personas y a los centros que se diga que no se sabe. Sí se sabe: las escuelas van a abrir, la presencialidad es lo general y estamos buscando el entorno escolar más seguro", ha detallado. "Tenemos que enfrentarnos al virus para los niños hagan lo más importante: continuar con su proceso educativo".

"No se está improvisando"
Celaá niega que se esté improvisando el inicio del curso pues, como ha destacado, "todo está planteado desde mayo y junio". "No se está partiendo desde cero, solo hay que hacer algún ajuste a la realidad", ha indicado en relación a los dos documentos que se elaboraron con las autonomías en junio. "Uno de vuelta a clase con 14 puntos que sigue vigente. Y otro, elaborado con Sanidad sobre prevención e higiene", ha explicado.

No obstante,, la pandemia "no ha evolucionado durante agosto de modo positivo" y de ahí la importancia de la reunión de mañana con los consejeros de Educación de las comunidades autónomas, en la que estarán presentes los ministros de Sanidad, Educación y Formación Profesional y Política Territorial.

"La reunión de mañana aborda cuestiones ya planteadas, no se parte de cero, hay algún ajuste en términos de revisión pero el plan de junio sigue vigente", ha insistido la ministra aunque ha avanzado que quieren "ajustar cuestiones como el uso más o menos generalizado de la mascarilla". En este punto, ha apostado porque sea "más generalizado y a partir de los 6 años".

Celaá apuesta por generalizar la mascarilla en todos los niveles educativos a partir de los seis años aunque hace algunas semanas la recomendación de Educación era para los alumnos de más de diez , porque los de etapas inferiores estarían en grupos estables de convivencia, denominados 'grupos burbuja'.

Este anuncio para rebajar su uso a los seis años coincide con la decisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, al presentar el plan de medidas de su gobierno regional para el nuevo curso escolar, que establece la mascarilla como obligatoria a partir de Primaria.

Evitar las colas para controlar la fiebre
También ha indicado que se tomará la temperatura a los alumnos antes de empezar las clases, un hecho que se "podrá hacer a la entrada, se puede pedir a los padres o se puede medir en las aulas". "Trabajamos en un modelo combinado", ha señalado,y también habrá geles en las aulas para que alumnos y maestros se puedan lavar las manos.

Se estudiará cómo se realizará la toma de temperatura corporal, pues "puede generar algunas colas" si se hace cuando se llega al colegio. "Se puede pedir a los padres que no envíen a ningún niño con ninguna afección", ha señalado, o proponer "un modelo combinado" en el que se pueda detectar también fiebre "en el aula".

Cuatro reglas
La ministra ha destacado que habrá "cuatro reglas: ventilación, limpieza de manos, protección personal y distancia. Son las mismas reglas en todos los lugares", ha señalado la ministra, en alusión a otros países de la Unión Europea donde ya han comenzado las clases. "Todos estamos en esa adaptación de las medidas según la realidad que vamos a vivir en el ámbito escolar".

Respecto al protocolo a seguir en caso de detectarse un posible caso ha explicado que "lo primero" es la detección precoz. "Una vez detectado, se notifica al centro de salud que define qué hacer. El profesor lo saca del grupo con mascarilla y lo aísla", ha indicado.

Quita importancia a los reproches de Podemos
La ministra ha señalado también que no le constan las críticas de Unidas Podemos -ayer Podemos criticaba su "falta de liderazgo mientras se celebraba el Consejo de Ministros, el primero tras el parón estival- y que el vicepresidente Pablo Iglesias no habló con ella de 'la vuelta al cole'. En todo caso ha querido dejar claro que no se va a "distraer" con estas polémicas porque tiene "mucho trabajo".

Celaá ha indicado que no le constan tales críticas y que, además, durante el Consejo de Ministros habló con el vicepresidente segundo sobre este asunto. "Todo el Gobierno trabaja en la misma dirección", sostiene.

El coalición de los 'morados' defiende que los 2.000 millones de euros del 'fondo Covid' prometidos a las comunidades para Educación se deben dedicar a la contratación de nuevo profesorado y a alquilar o acondicionar espacios que permitan desdoblar las clases y, de esta manera, se reduzcan los ratios de alumnos.

La ministra ha indicado al respecto que ese fondo para las CCAA fue aprobado "por la totalidad del Consejo de Ministros" y que las competencias en educación están transferidas a las comunidades desde hace décadas.

A pesar de estas críticas, la ministra ha indicado que mantiene una buena relación con los compañeros de Gobierno aunque ha señalado que obviamente está compuesto por dos partidos políticos "con distintos acentos". "Pero lo importante es servir a la ciudadanía, eso es lo importante, ser leal a la ciudadanía", ha añadido.