.
EE.UU.

La Fed iniciará debates para hacer recortes de tipos, pero evitará ser primero en subir

sábado, 20 de enero de 2024

Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de EE. UU.

Foto: Bloomberg

En la década de 1970, el banco central se apresuró a flexibilizar la política antes de que la inflación fuera realmente vencida

Bloomberg

Se podría perdonar al presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, y a sus colegas si se sintieran un poco como padres en un largo viaje por carretera con sus hijos.

Los inversores ávidos de recortes en las tasas de interés siguen preguntando a las autoridades: “¿Ya llegamos a ese punto?” La respuesta repetida hasta ahora: “Pronto, pero todavía no”.

Se espera ampliamente que el Comité Federal de Mercado Abierto mantenga estables las tasas de interés por cuarta reunión consecutiva cuando se reúna en Washington los días 30 y 31 de enero. Sin embargo, la verdadera atención se centrará en lo que está por venir, en la reunión de marzo del Fomc y más allá.

Los responsables de las políticas han sugerido recientemente que están listos para comenzar a discutir los parámetros generales para bajar las tasas después de darle al tema sólo un asentimiento pasajero en su última reunión en diciembre. Varios también han indicado su voluntad de contemplar recortes de tipos en el primer semestre de 2024 si la inflación cae más rápido de lo esperado.

Pero los funcionarios no han dado ninguna señal de que planeen utilizar su próxima reunión para preparar un recorte de tasas para marzo, aunque eso no impide que se produzca uno en respuesta a los cambios económicos entre ahora y entonces.

La presidenta de la Reserva Federal de San Francisco, Mary Daly, dijo el viernes que es "prematuro" pensar que los recortes de las tasas de interés están a la vuelta de la esquina, señalando que necesita ver más evidencia de que la inflación está en una trayectoria consistente de regreso al 2% antes de flexibilizar la política.

"La Reserva Federal puede ser paciente", dijo la economista jefe estadounidense de Morgan Stanley, Ellen Zentner, quien espera que el primer recorte de tasas se produzca en junio.

Powell y sus colegas pueden tomarse su tiempo porque no recortarán las tasas para contrarrestar una contracción económica, como ha ocurrido a menudo en el pasado. En cambio, calibrarán la política para reflejar una caída sorprendentemente pronunciada de la inflación desde un máximo de varias décadas hace un año y medio.

"Con la actividad económica y los mercados laborales en buena forma y la inflación cayendo gradualmente a 2%, no veo ninguna razón para actuar tan rápido o recortar tan rápidamente como en el pasado", dijo el gobernador de la Reserva Federal, Christopher Waller, a la Brookings Institution el 16 de enero.

Sus comentarios, junto con noticias de ventas minoristas más fuertes de lo esperado en diciembre, llevaron a los inversores a controlar sus expectativas de una reducción de las tasas en marzo. Ahora ven una posibilidad ligeramente menor de que eso suceda, según las operaciones en el mercado de futuros de fondos federales el viernes. Apenas una semana antes, estimaron que las probabilidades de una reducción eran aproximadamente de tres a cuatro.

Peor resultado

La historia también aboga por que la Reserva Federal sea cautelosa a la hora de iniciar reducciones de tipos. En la década de 1970, el banco central se apresuró a flexibilizar la política antes de que la inflación fuera realmente vencida. Ése es un error que incluso Paul Volcker –considerado ampliamente como el mejor banquero central de Estados Unidos– cometió en 1980 cuando la economía se debilitaba, para luego revertir el rumbo y llevar a Estados Unidos a una crisis más profunda.

El peor resultado sería que las autoridades bajaran las tasas y tuvieran que volver a subirlas más tarde si la inflación aumenta, dijo el presidente de la Reserva Federal de Atlanta, Raphael Bostic, a los líderes empresariales el 18 de enero. “No queremos seguir con estos altibajos o un patrón de ida y vuelta”, dijo .

Tal pensamiento probablemente incitará al banco central a retrasar una reducción de tasas hasta mayo, según la economista Claudia Sahm, ex empleada de la Reserva Federal. Pero una vez que se ponga en marcha, podría avanzar rápidamente, dijo Sahm, quien dirige su propia firma de consultoría y es columnista de opinión de Bloomberg.

"Si la inflación parece realmente buena, podrían tener unos recortes de 50 puntos básicos en la segunda mitad del año", dijo. Las autoridades recibirán nuevos datos sobre su indicador de inflación preferido el próximo viernes, así como una primera lectura sobre el producto interno bruto en el cuarto trimestre el jueves.

Anna Wong, economista jefe de Bloomberg Economics en EE.UU., dijo que espera que la medida básica del indicador de inflación favorito de la Reserva Federal esté por debajo de 2% sobre una base anualizada de uno, tres y seis meses.

El mes pasado, las autoridades proyectaron que reducirían las tasas en 75 puntos básicos en 2024, según su pronóstico medio.

Bostic dijo a Fox Business el viernes que está abierto a cambiar sus puntos de vista sobre el momento de los recortes de las tasas de interés dependiendo de los datos, aunque quiere estar seguro de que la inflación está "bien" en el camino hacia el objetivo de 2% del banco central antes de flexibilizar la política. .

Orientación hacia adelante

Una decisión que el Fomc tendrá que tomar en su próxima reunión es si alterará la orientación que da sobre futuras acciones políticas en su declaración posterior a la reunión. En diciembre, las autoridades dejaron la puerta ligeramente entreabierta a la posibilidad de aumentar aún más las tasas, después de subirlas más de cinco puntos porcentuales desde marzo de 2022.

No está claro si esto sigue siendo aplicable. Muchos funcionarios creen que los riesgos de una reaceleración de la inflación –y, por tanto, la posibilidad de otra subida de tipos– han disminuido. Pero con los mercados de bonos y acciones repuntando ante la esperanza de tasas más bajas, los miembros más agresivos del Fomc pueden mostrarse reacios a abandonar esa orientación.

"A la luz de la relajación de las condiciones financieras en los últimos meses, no deberíamos descartar todavía la posibilidad de otro aumento de tasas", dijo a los economistas la presidenta de la Reserva Federal de Dallas, Lorie Logan, el 6 de enero.

En el trasfondo de las deliberaciones de la Reserva Federal se vislumbran las elecciones presidenciales de noviembre. En un informe del 17 de enero, los economistas de Morgan Stanley, Matthew Hornbach y Seth Carpenter, argumentaron en contra de asumir que las próximas elecciones influirían en la política monetaria.

Pero eso no significa que el banco central escapará a las críticas durante la campaña electoral, especialmente si a Donald Trump, el principal candidato a la nominación republicana, le preocupa que los recortes de tasas de la Fed ayuden al presidente Joe Biden.

"Se culpará a la Reserva Federal de influir en las elecciones, independientemente de lo que decida", dijo Diane Swonk, economista jefe de Kpmg LLP.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

EE.UU. 04/03/2024 Analista de Citigroup cuestiona subidas de Ferrari y ve su valoración "demasiado alta"

La fortaleza de Ferrari ha llevado a que las acciones coticen a 12 veces las ventas y 57 veces las ganancias estimadas para 2024

Estados Unidos 03/03/2024 Santander elimina unos 300 puestos de trabajo en EE.UU. para pasarse a lo digital

Los despidos se centran en las operaciones minoristas del banco en el país, dijo un informante

EE.UU. 03/03/2024 Nvidia se convierte en la sucesora de Tesla y el mercado pasa a la inteligencia artificial

Nvidia, a 18 veces los beneficios previstos, es la acción más cara del S&P 500, y su precio se aproxima al de Tesla en su mejor momento