El ejecutivo dijo que el grupo lleva desarrollando un plan de continuidad de negocio a largo plazo

Expansión - Madrid

Toni Jin Yong, consejero delegado de Huawei en España, considera que el veto norteamericano a la compañía obedece a que “Huawei, una empresa privada, está en medio de una guerra comercial entre dos grandes potencias: EE.UU. y China”.

El máximo responsable en España de la compañía china quien lleva 17 años en Huawei, tranquiliza a los clientes españoles: “Aquellos usuarios que ya tengan móviles o los terminales que se encuentran en stock no se verán afectados de ninguna manera” por la ruptura de relaciones con Android. “Las aplicaciones descargadas en Google Play serán actualizadas y las actualizaciones seguirán llegando a los usuarios actuales”.

Las palabras de Jin Yong se vieron reforzadas pocas horas después por el fundador y presidente ejecutivo del gigante tecnológico, Ren Zhengfei, en otra entrevista ofrecida a medios chinos. En ella, Zhengfei negó que las restricciones estadounidenses a sus productos y a sus suministros afecten al despliegue de la tecnología 5G, en la que la firma, dijo, aventaja en “dos o tres años” a sus competidores.

Sobre las consecuencias del veto occidental para el desarrollo de productos, el directivo asegura “que el grupo lleva desarrollando un plan de continuidad de negocio a largo plazo, que nos permite ofrecer a las telecos las redes completas (móvil, fijo y core) con independencia de los proveedores de equipos de fabricantes americanos. La compañía está desarrollando sus propios componentes”. Para eso, “Huawei controla la firma HiSilicon, cuyo foco es el desarrollo de chips para equipos de Huawei”, explica el ejecutivo.
Además, aunque remarca el compromiso de Huawei con Android, Jin Yong destaca la importante inversión en I+D del grupo “por lo que tenemos un gran potencial para crear nuestro propio sistema operativo”.

El grupo anunció recientemente una inversión de 2.000 millones de euros para mejorar la ingeniería de su software y la creación de un centro de ciberseguridad en Bruselas. Para Jin Yong, este centro belga es muy importante puesto que “la ciberseguridad es una preocupación a largo plazo que debe ser abordada por toda la industria en su conjunto”.

El directivo da mucha importancia a los informes del centro de ciberseguridad del Gobierno británico, que ha señalado algunas debilidades en el software de los equipos chinos.

“El informe nos ha permitido identificar cuales han sido las debilidades de Huawei pero también afrontar soluciones (...) Un dato fundamental es que el informe refleja que no cree que estos defectos sean resultado de la interferencia del Gobierno chino. Afortunadamente, Europa tiene una aproximación de más confianza a Huawei, cosa que no ocurre con EE.UU., donde las acusaciones se hacen sin evidencias”, denuncia el CEO del grupo.

El directivo de Huawei España no quiere entrar en polémicas con declaraciones de políticos europeos advirtiendo sobre Huawei. “Respeto los comentarios que se han realizado, pero hay que ser muy consciente de la gran presión que está ejerciendo el gobierno americano. Ni la UE ni Europa en su conjunto necesitan que nadie les diga lo que tienen que hacer. Europa merece tomar sus propias decisiones, porque en el caso de EEUU, el único interés que le mueve es el suyo”, dijo Jin Yong.