RIPE:
DIARIO FINANCIERO

El gerente general de la firma, Gabriel Melguizo, explica que la iniciativa presentada a la CNE está planteada en dos etapas

Diario Financiero - Santiago

Hace un año, tras un difícil proceso de construcción marcado por conflictos con la autoridad y las comunidades, el Presidente Sebastián Piñera inauguró el 20 de junio el proyecto de transmisión Cardones-Polpaico, la estructura de transporte eléctrico más importante desarrollada en más de 30 años en Chile con 753 kilómetros de extensión y que ya operaba a 500 kV, cuyo objetivo era trasladar grandes bloques de energías renovables del norte al centro de Chile.

Sin embargo, desde los primeros meses de operación está trabajando a su máxima capacidad de 1.700 MVA, lo que da cuenta de la necesidad de un corredor de 3.100 MVA que pueda hacer frente a la arremetida de 5.000 MW de energías renovables que entrarían en el marco de la descarbonización de la matriz.

Y aunque el llamado para solucionar este déficit sería el proyecto de corriente directa Kimal-Lo Aguirre, éste recién entraría hacia finales del 2031, por lo que -a juicio de la colombiana- la dificultad de construir nuevas líneas capaces de transportar generación hasta Santiago supone una eventual situación de vertimiento en los próximos años si se considera la gran cantidad de proyectos en carpeta.

Por esto, recientemente la empresa presentó a la Comisión Nacional de Energía (CNE) una propuesta de plan de expansión que apunta a incrementar la capacidad de transmisión de la línea Cardones-Polpaico. El gerente general de ISA Interchile, Gabriel Melguizo, puntualiza que consiste en un proyecto de ampliación de capacidad del corredor Cardones-Polpaico en dos etapas que se realizarán de manera simultánea en caso que la autoridad chilena lo apruebe. El proyecto, aseguran, sólo requerirá la instalación de nuevos equipos en subestaciones existentes y re-tensar conductores en tramos puntuales.

En primera instancia, se busca solucionar que el límite de transferencia permanente por el tramo Nueva Pan de Azúcar-Polpaico 2x500 kV y Nueva Maintencillo-Nueva Pan de Azúcar se encuentre restringido a 1.700 MV, ampliándose éste a 2.300 MVA. "Esto no implica líneas adicionales y no hay que construir ninguna sola torre más. No hay que indisponer los circuitos, es decir, no hay que sacarlos de servicio los circuitos para hacer estos trabajos porque prácticamente todo se haría con los servicios en funcionamiento", destaca el ejecutivo.

La aspiración es que en paralelo se impulse la segunda etapa más potente que pretende elevar la capacidad de todo el corredor de 500 kV a 3.100 MVA. Esto, con la conversión de un circuito del tramo 2x500 kV Nueva Cardones-Nueva Maintencillo-Nueva Pan de Azúcar-Polpaico en bipolo HVDC Nueva Cardones-Polpaico.

El costo total del proyecto alcanza los US$ 1.648 millones. De ellos, US$ 800 millones corresponden a las obras de reconversión de circuito a HVDC. Mientras, en cuanto a los tiempos, la primera etapa demoraría tres años y la segunda cinco años. Así, el proyecto permitirá en cinco años aumentar un 35% la capacidad de transmisión de Cardones-Polpaico.

Consultado sobre la forma en que se garantiza la seguridad, el ejecutivo señaló que se incorpora tecnología de punta que permite tomar decisiones de manera automática para salvaguardar la estabilidad del sistema. "Si tenemos dos circuitos, uno directa y uno de alterna, si falla el de alterna se redirigen los flujos. Si falla el de directa se redirigen los flujos y de esa manera se mantiene la estabilidad", dice.

A esto suma que "por las mismas torres utilizamos un circuito de directa y un circuito alterno. Es decir, reconvertimos lo que ya instalado en alterna une a los circuitos en un circuito de corriente, en un bipolo de corriente directa. Tenemos las concesiones, las servidumbres y esto hace que no tengamos que ocupar un solo metro cuadrado más para el tendido de la línea".

Conflicto regulatorio y nuevos negocios
En medio de la crisis social y la pandemia, Melguizo asegura que las empresas del sector energético han aportado su grano de arena en esos escenarios, pero también reconoce dificultades que responden más bien a un escenario de transición regulatoria, aludiendo al conflicto que deriva de la aplicación de la Ley de Transmisión de 2016 y que tiene a las generadoras eléctricas advirtiendo sobre eventuales riesgos en la cadena de pagos.

"No tenemos ningún choque con ningún sector de energía y mucho menos con los generadores. Reconocemos que deben recibir esos dineros que les hacen falta", recalca sobre la pugna, agregando que la discrepancia que llevaron al Panel de Expertos está enfocado al Coordinador Eléctrico.

Pese al contexto actual, la colombiana dice reafirmar su permanencia en Chile y su foco en invertir. El ejecutivo anuncia que en el país tienen una inversión estimada de US$ 200 millones para proyectos de almacenamientos de energía de aquí al 2030. "Tenemos conversaciones adelantadas", dice, agregando que también están mirando oportunidades para comprar activos.