RIPE:
GESTIÓN

Una muestra de 16 compañías líderes de la BVL acumularon una pérdida neta de US$51 millones entre abril y junio, dijo Credicorp

Gestión - Lima

Afectadas por la cuarentena impuesta para contener el covid-19, una muestra de 16 compañías líderes de la BVL acumularon una pérdida neta de US$51 millones entre abril y junio, estimó Credicorp Capital. Tal resultado denotaría una caída en las ganancias de estas empresas de 110.7%, respecto a igual periodo de 2019.

“Creemos que el segundo trimestre sería el peor en términos de que el mal
desempeño de las utilidades va a ser generalizado”, sostuvo Daniel Córdova, vicepresidente de research de renta variable de Credicorp Capital.

Más golpeadas

Las firmas de los sectores minero y construcción habrían sido las más golpeadas y encabezarían las caídas de beneficios netos en el trimestre analizado, refiere el banco de inversión.

Entre inicios de abril y quincena de mayo, la actividad de las mineras de la muestra de Credicorp Capital estuvo en gran medida paralizada. Esa menor producción, junto con precios del cobre, zinc y estaño algo deprimidos en buena parte del trimestre, explican las pérdidas netas de US$ 122 millones que
reportaría el sector, indicó Córdova.

El sector de cemento y construcción, que habría acumulado pérdidas por US$89 millones en el segundo trimestre, empezó a reactivar sus actividades comerciales a mediados de mayo y el golpe que habrían sufrido las constructoras privadas y la demanda para autoconstrucción incidirían en los resultados del trimestre, según Credicorp Capital

Entre abril y junio, el sector consumo se habría mantenido resistente a pesar de la disminución de sus márgenes. Si bien hubo resultados positivos, las ganancias de las compañías consideradas por Credicorp Capital retrocedieron entre 6,9% y 89,9%.

El consumo de bienes y servicios básicos soportaría los resultados del segundo trimestre de InRetail (en farmacias y supermercados), dijo Córdova, mientras que Alicorp mostraría solo una ligera disminución de sus ingresos por la cuarentena y habría sido apoyada por la venta de productos de consumo masivo esencial.

Credicorp Capital no tiene claro si el segundo trimestre sería el más débil para las utilidades de IFS (dueños de Interbank). “Todavía no se sabe qué tan fuerte pueda ser el deterioro de las familias en el tercer trimestre, si va a haber un efecto muy fuerte sobre el consumo y la demanda de créditos”, explicó el analista. Además, es aún incierto el impacto de una mayor morosidad sobre el nivel de provisiones de la banca, agregó.

Las ganancias netas de empresas eléctricas, que estarían entre las menos afectadas, se habrían contraído 22.5%, según Credicorp Capital. La menor demanda de energía de clientes no regulados explicaría el deterioro de los resultados.

Lea el artículo completo.