RIPE:
ELOBSERVADOR

Así se lo trasladaron las autoridades de Ancap a la Unión de Transportistas de Carga de Combustible en una reunión del pasado martes

El Observador - Montevideo

El Poder Ejecutivo quiere liberar el precio de los combustibles a partir de enero y que cada transportista y cada estación de servicio fije el precio que le parece conveniente.

Así se lo trasladaron las autoridades de Ancap a la Unión de Transportistas de Carga de Combustible en una reunión que mantuvieron este martes, según informó el portal especializado Surtidores y confirmó El Observador.

“Es un panorama totalmente nuevo. Ancap se retira como padrino de toda la operativa y libera parte del negocio al mercado”, dijo a El Observador el presidente de la gremial, Óscar Benavídez. La reunión había sido solicitada por los transportistas para conocer en detalle el nuevo panorama.

La Ley de Urgente Consideración, aprobada a principios de julio, establece un período de 180 días desde la promulgación para liberar el precio de los combustibles.

Es decir, la petrolera aprobará el precio de venta de los diferentes combustibles producidos con entrega en cada una de sus plantas de distribución. A partir de ahí serán los privados los que definan el precio. En la actualidad, el precio está regulado en toda la cadena.

“Cada compañía va a definir el precio del flete y de venta en las estaciones”, explicó. El Observador intentó comunicarse con autoridades de Ancap, pero al momento de publicación de esta nota no obtuvo respuesta.

De todos modos, la Unidad de Regulación de Servicios de Energía y Agua (Ursea) fijará precios máximos para evitar abusos.

Tanto el precio en las plantas de Ancap como el precio máximo deberán ser actualizados cada dos meses, según dice la ley aprobada.

Benavídez dijo que esto es algo totalmente nuevo para ellos y aseguró que todavía no han realizado un análisis de por lo que no saben si se trata de una situación positiva o negativa.

El presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic, les recomendó, según contó Benavídez, que se reunieran con el ministro de Trabajo, Pablo Mieres, porque a partir de ahora deberán negociar salarios en el rubro.

“Nosotros estamos haciendo una ronda de contactos, recabando información para conocer más de este tema”, dijo.

La Ley de Urgente Consideración también planteaba inicialmente desmonopolizar la importación de los combustibles. Sin embargo, por diferencias en la coalición de gobierno, esa parte del texto fue quitado y se analizará aparte.

¿Bajar los precios?
Si bien en el gobierno entienden que este puede ser un paso para reducir los costos de los combustibles, otros actores del sector creen que esto no tendrá ninguna incidencia. El presidente de la Unión Nacional de Vendedores de Nafta, Daniel Añón, cuestionó la medida y aseguró que si tiene algún impacto, las estaciones deberán despedir personal.

Ancap está obligado a mezclar la nafta con biodiesel y alcohol nacional. Esos productos son caros y no está previsto cambiar esa reglamentación. Por lo tanto, para Añón este cambio no tendrá impacto en el precio final.

"Es imposible bajar el precio de la nafta si no se baja el impuesto", aseguró en diálogo con El Observador. El empresario aseguró que si las estaciones deciden, por competir, bajar un peso al litro de nafta perderían 300.000 pesos uruguayos.

"O despedimos personal o nos dedicamos a otro negocio", señaló. En el gasoil puede haber un margen un poco mayor pero, según entienden el presidente de Unvenu, con el subsidio al boleto y una tasa que se llevan las intendencias, tampoco se puede bajar algo significativo.

Lea la nota original aquí.