RIPE:

El plazo actual es el 30 de septiembre pero se espera una nueva fecha límite que tenga relación con la vigencia del programa ATP

Cronista - Buenos Aires

En consonancia con la decisión de mantenerlos mecanismos de asistencia del Estado a las empresas para garantizar el pago de salarios y fijar esquemas consensuados de suspensiones de personal, en la administración de Alberto Fernández, admiten que ya se evalúa la alternativa de extender por lo menos hasta fin de año la prohibición para efectuar despidos sin justa causa y por las causales de fuerza mayor o disminución de la demanda de trabajo durante la emergencia sanitaria.

Esa medida rige desde principios de abril, casi al comienzo de la cuarentena, y es renovada cada bimestre mediante un DNU: ahora su vigencia está establecida hasta el próximo 30 de septiembre, pero en el Gobierno descuentan su prórroga aunque con algunas limitaciones en sus alcances generales.

"La idea que estamos trabajando es ir bajando la intensidad de esa medida de a poco porque es muy difícil pasar de 0 a 100 de golpe. De hecho es lo que estamos haciendo con el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP) y su reconversión en etapas desde la ayuda para pagar sueldos a los créditos a tasa subsidiada", explicó a este diario un importante funcionario del gabinete nacional.

Al respecto,recordó que el último decreto de fines de julio que renovó la prohibición de despido redujo el universo de aplicación de la medida al definir que la misma no rige para el caso de los nuevos contratos laborales definidos tras la entrada en vigencia del DNU.

Si bien entre los colaboradores del jefe de Estado indicaron que aún no está definida la fecha hasta la que se extendería la prohibición de despidos y suspensiones tras el vencimiento del plazo actual del 30 de septiembre, aseguraron que tendrá una correlación directa con los plazos de vigencia del ATP y el resto de la asistencia estatal para preservar el empleo.

"Todavía no lo tenemos totalmente diseñado pero vamos a ir siguiendo una política similar" con el decreto antidespidos, comentaron los voceros del Gobierno consultados. En ese sentido, argumentan que justamente fue el "cóctel" de medidas dispuestas por la Casa Rosada lo que impactó en forma positiva para evitar una caída mayor del empleo, y no una única decisión.

"Es que no podíamos prohibir los despidos y las suspensiones sin pago si no dábamos a la par asistencia a las empresas que estaban cerradas. Las dos cosas no salieron temporalmente juntas de casualidad, fueron diseñadas en conjunto: prohibamos los despidos y generemos un mecanismo de asistencia a las empresas para que puedan pagarlos salarios",remarcaron.

Lea la nota completa aquí.