viernes, 16 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ernesto Rodríguez - erodriguez@larepublica.com.co

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció la noche del jueves el fin de la iniciativa ambiental Yasuní-ITT y dio el visto bueno para explotar el crudo que se encuentra en la región de la Amazonía, pues no recibió la suficiente ayuda para evitarlo.

Correa argumentó que la decisión se toma porque la comunidad internacional no apoyó la iniciativa que buscaba proteger el medio ambiente y a las comunidades indígenas. En total, lo que Ecuador le solicitaba a los países eran US$3.600 millones en 12 años. Sin embargo, luego de seis años de haber presentado la propuesta ante las Naciones Unidas, apenas recogió US$13,3 millones, lo que equivale al 0,37% de la meta.

Álvaro Younes, presidente de Fedispetróleo, considera que es normal la decisión que tomó Correa: “un presidente siempre debe pensar en el beneficio para su nación y si no pudo obtener recursos de la comunidad internacional, lo más lógico es que explote el crudo que se encuentra en la reserva de Yasuní”

El gobierno ecuatoriano espera que la explotación de Yasuní aporte US$ 18.000 millones, para luchar contra la pobreza del país, en especial la que existe en el Amazonas.

El parque nacional Yasuní está ubicado en la provincia de Orellana, tiene 982.000 hectáreas y se considera una de las áreas protegidas más grandes del Ecuador, ya que en 1989 la Unesco lo declaró Reserva de biosfera, además en la zona habitan pueblos indígenas.

Cerca de 80% de los ecuatorianos respaldaba la iniciativa de dejar el petróleo bajo tierra, ya que la explotación amenaza la fauna, la flora y también los derechos de los pueblos indígenas presentes en la zona.

Ricardo Arqués, docente de políticas públicas ambientales de la Universidad del Bosque, considera que antes de que se tome la decisión de explotar se debe tener en cuenta cuál va ser la política para el desarrollo sostenible. “Hay que tener en cuenta hasta dónde va ser viable la explotación. Se debe garantizar el cuidado de la fauna la flora y de las comunidades presentes y también se debe conocer el impacto de la explotación y cómo va afectar esto a futuro al país y a la región”.

La ministra de Ambiente de Ecuador, Lorena Tapia, aseguró luego del anuncio del presidente que la autoridad ambiental de dicho país ahora es mucho más fuerte que hace seis años. Agregó que se aplicarán controles para que una iniciativa que es complicada desde lo ambiental pueda ser ejecutada con el menor impacto posible”.

El presidente Correa envió un mensaje a través de Twitter, a todas las personas que creen que el proyecto va a perjudicar a la reserva de Yasuní. En él explicó que la explotación afectará menos del uno por mil de los terrenos del parque nacional y que por eso no hay que preocuparse.

Recursos ayudarán lucha contra pobreza
El dinero que se obtendrá por la explotación de la reserva de Yasuní, servirá para que el presidente Correa continúe con el plan de gobierno que ha venido desarrollando y el cual ha generado que la pobreza extrema y el desempleo disminuyan considerablemente, asegura Mauricio Jaramillo Jassir Politólogo de la Universidad del Rosario, según él la actuación del mandatario al frente del país ha sido acertada y para continuar con las políticas que viene desarrollando es necesario contar con recursos.

Las opiniones

Álvaro Younes
Presidente de Fedispetróleo

“Un presidente debe pensar en el beneficio para su nación y si no pudo obtener recursos de la comunidad internacional, lo más lógico es que explote”.

Mauricio Jaramillo Jassir
Politólogo de la U. Rosario

“Para que el presidente Correa siga desarrollando la políticas que han permitido frenar el desempleo y reducir la pobreza se necesitan recursos”.