.
GLOBOECONOMÍA Cinco Nobel que piensan en una España fuera del euro
martes, 7 de mayo de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

Algunos de los economistas más prestigiosos ven una difícil salida a la crisis española, y contemplan, cuando no recomiendan, una vuelta a la peseta para acometer una fuerte devaluación y ganar competitividad.

El Nobel de Economía da prestigio, pero también autoridad, mal que le pesara al economista Friedrich Hayek. El galardonado liberal aseguró, al recibir el galardón en 1974, que estaba «fuertemente en contra» del premio y que ningún hombre debería ser señalado como si fuese una referencia en un tema tan complejo como la economía. Pero lo cierto es que el Nobel ha servido como sello de calidad para distinguir a algunas de las voces más autorizadas en una disciplina que se ha vuelto tan sumamente subjetiva. Por eso cobra tanta relevancia lo que opinen los premiados («hasta que gané el premio no me tuvieron realmente en cuenta», reconoció William Faulkner, que recibió el Nobel de Literatura en 1949).

Por eso, también, es tan importante que ya haya al menos cinco premios Nobel de Economía contemporáneos que han admitido públicamente la posibilidad de que España abandone el euro. El último en hacerlo, James Mirrlees (quien recibió el premio en 1996), no sólo lo ve como un escenario posible, sino deseable para todos. La vuelta a la peseta (o cualquier otro nombre) es un tabú consustancial a la actual arquitectura económica del país, pero incluso uno de los precursores del euro, Oskar Lafontaine (exministro de Finanzas de Alemania), ha apostado por una ruptura de la moneda única para que el sur de Europa pueda recuperarse, advirtiendo que el curso actual la divisa los está “llevando al desastre”.

Pesimistas o no, pero siempre sabios, estos son los premios Nobel de Economía que no descartan que la moneda única haga agua en España.

James Mirrlees
El premio Nobel de Economía en 1996, James Mirrlees, apuntó en una entrevista concedida a Expansión, que España sólo saldrá a flote fuera de la moneda común. La hoja de ruta sería: «Salir del euro, volver a la peseta e imprimir mucho dinero y usarlo en inversiones públicas deseables y en políticas de empleo».

«Espero que estéis trabajando en cómo salir del euro», dijo. Pero, ¿ésa es la única opción? «Salir del euro es sólo parte de la solución, porque España necesita, también, generar mucha demanda nueva», agregó el Nobel escocés. ¿Y después? «Incurrir en un déficit sustancial» e invertir con fuerza. «Estoy a favor de gastar el dinero en infraestructuras», añadió.

Joseph Stiglitz
A finales de 2012, en la presentación en España de su último libro, el Nobel de 2001, Joseph Stiglitz, aseguró que si el país finalmente opta por solicitar la ayuda del Banco Central Europeo a cambio de unas condiciones de austeridad como las impuestas en países como Grecia, el país estaría cometiendo un “suicidio”.

«Se puede ser miembro de la Unión Europea sin compartir una misma moneda. Los arreglos de divisas a menudo han sido relativamente a corto plazo”, remachó. Y en enero de este año, Stiglitz escribió: «España y Grecia están en una depresión económica sin esperanza de recuperación. Y el pacto fiscal [europeo] no será suficiente».

Thomas Sargent
El Premio Nobel de Economía 2011 Thomas Sargent no cree que una eventual salida del euro por parte de Grecia implique, necesariamente, el fracaso de la moneda única, y no descarta que el euro pudiera verse fortalecido pese al abandono de algún país.

Uno de los escenarios que contempla es precisamente ése, la salida del euro de los países “más débiles” pero, según puntualiza, es difícil predecir lo qué pasará. Además, al estadounidense Sargent siempre se cuida de criticar los consejos que se dan desde su país: «¿A quién le importa lo que un gobernante de Estados Unidos opine sobre la crisis española?».

Otros expertos, como el Nobel de 2007 Eric S. Maskin aseguran que si España deja el euro, la moneda acabará desapareciendo. Y a alguno, como Edward C. Prescott, en realidad le es indiferente la moneda: «España seguirá en el euro, pero que lo haga no cambiará mucho el desempeño de la economía española», dijo en una entrevista a la Universidad Carlos III. En otra entrevista con Expansión, el Nobel de 2004 matizó: «El euro no es un factor decisivo, pero sí importante para España». Pero también hay premiados, como Roger B. Myerson (Nobel de 2007), que aseguran que el euro es una idea brillante en la que a España le conviene permanecer.

Si el economista Friedrich Hayek estaba en lo cierto, España no debe alarmarse, porque ningún hombre debería ser señalado como si fuese una referencia en un tema tan complejo como la economía. El problema es que los postulados de Hayek no han resultado válidos, hasta ahora, en esta crisis. Y los vaticinios, los haga quien los haga -sea Nobel o no-, vaticinios son.

Christopher Pissarides
Otro de los reconocidos expertos, premio Nobel de Economía de 2010, el chipriota Christopher Pissarides, aseguró ya hace dos años que «un colapso de España sería un problema muy serio, y podría acarrear el fin del euro como moneda común», dijo en 2011.

Ese mismo año, Pissarides aseguró a ‘El Mundo’ que «si España es rescatada debería volver a la peseta». Y añadía que «desde un punto de vista económico sería lo mejor para todos. Devaluar la peseta 20% y luego recalcular la deuda y valorar los activos españoles según ese valor. ¿Sería el fin del euro? No. Sólo una suspensión para reajustar el tipo de cambio». Pero recalcaba: «Mi impresión es que el euro sobrevivirá».

Paul Krugman
El premio Nobel de Economía en 2008, Paul Krugman, asegura que Europa está «cerca del abismo» y se acerca a «un momento de la verdad en el que se tendrá que producir un gran cambio en la política de la zona euro o planificar una ruptura de la moneda única».

En una entrevista en la revista ‘Vanity Fair’, Krugman afirmó que sin un cambio de política monetaria y fiscal España e Italia podrían dejar del euro, Portugal «presumiblemente les seguiría» y Francia «probablemente también saldría». Krugman ha incidido en numerosas ocasiones en que no habrá fórmulas que permitan que se reduzca la tasa de paro de España, la única fórmula que puede permitirle reducir el desempleo pasaría por el sacrificio que debería hacer España al abandonar euro.

En su columna de ‘The New York Times’, Krugman aseguró que “España estaría mejor ahora si nunca hubiera adoptado el euro”, aunque reconoció que actualmente el país es “prisionero” de la divisa europea y “no cuenta con ninguna buena opción a su disposición”. Y, hablando de opciones, Krugman ve como un posible escenario de futuro una suerte de ‘corralito’ en España e Italia para evitar la salida masiva de depósitos hacia Alemania.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Reino Unido 23/06/2021 Glaxo planea una escisión para su unidad de consumo y reducirá su dividendo 30%

Las medidas son parte de una estrategia para agudizar el enfoque de la compañía en el desarrollo de medicamentos para el cáncer

Reino Unido 23/06/2021 Vacunas de AstraZeneca y Pfizer son efectivas contra variantes Delta y Kappa de covid

Según la Organización Mundial de la Salud la variante Delta se está convirtiendo en la versión dominante de la enfermedad

Canadá 21/06/2021 Canadá comienza a flexibilizar las reglas fronterizas y advierte 'línea de meta' muy lejana

El país norteamericano espera reabrir sus fronteras a finales de agosto si se cumple con el umbral de 75% de población vacunada

MÁS GLOBOECONOMÍA