lunes, 10 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Reuters

El presidente venezolano, Hugo Chávez, llegó a Cuba para someterse a su cuarta cirugía por el cáncer que lo persigue desde el 2011 y prometió volver pronto, tras haber admitido que su enfermedad podría adelantar el fin de su era de 14 años al frente del país petrolero.

"Parto lleno de optimismo, lleno de luz, de fe en Cristo, para seguir batallando y venciendo", dijo rodeado de sus más cercanos ministros y familiares. "Espero volver pronto", agregó subiendo las escalinatas del avión presidencial con su pulgar  izquierdo en alto.

 
El militar retirado de 58 años enfrenta una segunda recurrencia de un cáncer del que poco se conoce, salvo que se encuentra en la zona pélvica, y del que ya se declaró curado en dos oportunidades.
 
El fin de semana el presidente sorprendió a los venezolanos  al anunciar que deberá someterse nuevamente a una cirugía que él mismo catalogó de riesgosa y plantó un escenario de transición al señalar a un eventual sucesor para el caso en que no logre asumir su nuevo mandato en enero.
 
El líder izquierdista, que acaba de ganar las elecciones para gobernar el país hasta el 2019, pidió a sus seguidores que voten por el vicepresidente Nicolás Maduro si él se viera impedido de seguir al mando de la potencia petrolera.
 
La designación de Maduro ha remecido los ánimos de los venezolanos, quienes se acostumbraron a que el mandatario condense sobre sus hombros casi todas las decisiones de Estado desde que asumió por primera vez en 1999. 
 
"Los anuncios de Chávez representan un cambio de juego en Venezuela y podrían tener masivas implicancias en los próximos meses, especialmente, dada la volatilidad del ambiente político venezolano", opinó Diego Moya-Ocampos, analista de IHS. 
 
"La situación es crítica para el chavismo y puede llevarlo a una crisis y divisiones internas, algo que podría esparcirse a las Fuerzas Armadas incrementando las preocupaciones sobre posibles escenarios de inestabilidad", agregó Moya. 
 
Los bonos venezolanos, entre los más transados de los mercados emergentes, se disparaban por las noticias y el precio del referencial Global 27 subía 2,39 por ciento a 101.092/102.987, a las 1606 GMT.
 
Chávez logró una contundente victoria en los comicios de octubre tras forzar al máximo su debilitado cuerpo en la campaña.
 
Pero la oposición se agrupó alrededor de la figura del joven gobernador Henrique Capriles, que pescó 6,5 millones de votos, su mejor marca desde que Chávez subió al poder.
 
El presidente partió cerca de la 1.30 horas local (0600GMT) a la isla gobernada por sus aliados Raúl y Fidel Castro quienes le han brindado el hermetismo necesario para que ningún detalle sobre su enfermedad se filtre a la prensa.
 
El presidente cubano lo recibió en La Habana y el presidente  ecuatoriano, Rafael Correa, partió a la isla para visitar a su colega y amigo venezolano.
 
Chávez pasó dos veces por el quirófano en Cuba en junio del 2011. En esa segunda intervención se le extrajo un tumor  cancerígeno del tamaño de una pelota de béisbol. Luego, se sometió a cuatro sesiones de quimioterapia, mayormente en Cuba.
 
En octubre del año pasado se declaró curado del cáncer, pero  en febrero anunció una recidiva en la misma zona pélvica del primer tumor extirpado. Tras la operación le siguieron, al menos, cinco ciclos de radioterapia en Cuba. 
 
Cinco meses más tarde, en julio, se declaró nuevamente  curado del cáncer e inició la campaña que lo llevaría a lograr un nuevo mandato de seis años.
 
La salud de Chávez también afecta a diversos países de la región que dependen del envío de crudo venezolano a condiciones preferenciales como Cuba, Nicaragua, Bolivia y Ecuador.
 
CRITICA Y OPCIÓN OPOSITORA
 
La oposición le ha deseado salud a Chávez, pero ha criticado  el secretismo con el que ha sido tratada su enfermedad y ha  pedido seguir la Constitución al pie de la letra, que estipula  nuevas elecciones si el mandatario no pudiera asumir su nuevo  mandato el 10 de enero. 
 
Además, ha exigido con fiereza, pero sin resultados, que se  nombre un presidente temporal durante las ausencias de Chávez.
 
"Esconder información para beneficio parcial, sin tener en cuenta el interés nacional, es un proceder no democrático, no da  buenos resultados", dijo el secretario ejecutivo de la coalición  opositora, MUD, Ramón Guillermo Aveledo.
 
"La Carta Magna nos señala unos pasos (...) establece  claramente que ante la falta absoluta del Presidente, deben convocarse elecciones, para que la población elija un nuevo mandatario", agregó el abogado de 62 años artífice de la unidad opositora.
 
La oposición podría encontrar en la ausencia del mandatario  la ruta para volver al poder que se le ha negado por los votos  desde que Chávez asumió en 1999.
 
Muchos votantes dejan pasar las falencias gubernamentales por un fuerte apego emocional a Chávez, que aprovechó la enorme  renta petrolera del país para crear decenas de programas de subsidio directo a la población de menores recursos.
 
Pero sin Chávez, Maduro la tendría difícil a pesar de ser  bien visto en la población por su pasado humilde de chofer de  autobús.
 
Maduro es un firme seguidor de las políticas estatistas de  Chávez y, al igual que el mandatario, un feroz crítico de  Estados Unidos, donde Venezuela envía gran parte del crudo que  extrae.     
 
Pero las últimas encuestas disponibles mostraban a Capriles por encima de cualquier sucesor de Chávez para unas posibles elecciones adelantadas.
 
"Los recientes eventos incrementan las probabilidades de que la oposición pueda ganar la presidencia de Venezuela, pero todavía esperamos que el 'chavismo sin Chávez' sea competitivo  electoralmente", dijo el analista Boris Segura de Nomura en un reporte a clientes.