La nueva flotación administrada se adecuará a las necesidades de la coyuntura, en medio de la crisis económica del país

Reuters

El banco central de Argentina (Bcra) dijo el jueves que abandonará el mecanismo de devaluación uniforme diaria del peso y que la nueva flotación administrada se adecuará a las necesidades de la coyuntura, en medio de una crisis económica.

Una fuente de la entidad dijo que el viernes la apertura mayorista del peso se fijará en 76,95 por cada dólar, lo que implica una depreciación de 0,91% contra el cierre del jueves.

Otra fuente del Bcra sostuvo que "esa decisión se enmarca en los nuevos lineamientos de política monetaria que abandona las devaluaciones uniforme e introduce mayor volatilidad, por lo que no representará un patrón de comportamiento ni significa que se devaluará diariamente este porcentaje o este valor nominal".

La medida se adoptó en momentos de turbulencia financiera y cuando la brecha entre el tipo de cambio oficial y el cotizado en la plaza informal es cercana a 93% por la desconfianza de los inversores.

La entidad agregó en un comunicado que bloqueará la compra para atesoramiento de divisas a funcionarios del máximo nivel de la administración pública nacional.

Entre otras medidas, incrementó la tasa de pases pasivos a un día a 24%, desde 19% actual.

Al mismo tiempo, sostuvo que tramitará autorizaciones en el mercado de futuros 'Rofex' para permitir la compra de yuanes chinos contra pesos argentinos para operaciones de comercio exterior.

Argentina bajó el jueves el impuesto a las exportaciones de soja y su aceite y harina derivados hasta fin de año para estimular los ingresos de divisas en momentos en que el país busca proteger sus reservas para lidiar con una grave crisis.

Argentina baja impuestos a exportaciones para impulsar ventas en medio de crisis

Argentina informó el jueves que bajará los impuestos a las exportaciones de productos industriales, mineros y agropecuarios con el fin de fomentar los embarques y generar más divisas en medio de una prolongada crisis económica que fue agravada por el coronavirus.

El país, que arrastra una recesión con alta inflación desde el 2018, reducirá hasta fin de año los impuestos a la soja -uno de los principales cultivos del país- a 30% desde 33% actual y los de los bienes mineros a 8%, desde 12%.

"Se busca fortalecer el frente externo, se buscan fortalecer las reservas internacionales del país", señaló el ministro de Economía, Martín Guzmán, en una conferencia de prensa.

La baja para las exportaciones industriales se escalonará de acuerdo con el tipo de producto y se eliminará para muchos bienes finales, en un intento por acelerar el ingreso de divisas y estabilizar así un mercado cambiario que atraviesa turbulencias hace semanas.

El funcionario dijo que también habrá beneficios impositivos para el sector de la construcción y reintegros a las exportaciones agrícolas de productores de baja escala.

Por la noche, el banco central argentino dispuso el jueves que abandonará el mecanismo de devaluación uniforme diaria del peso, en otra medida para lidiar con la escasez de dólares del país.