.
ASIA Autos potenciados por hidrógeno, la respuesta de Toyota a los integrantes del COP26
lunes, 15 de noviembre de 2021

Para 2025, el gigante automotor planea tener 15 modelos de vehículos eléctricos disponibles e invertirá US$13.500 millones

Reuters

Mientras los delegados de la conferencia climática de la ONU discutían cómo salvar el planeta en Glasgow, el director ejecutivo de Toyota Motor estaba en Japón probando un automóvil experimental de hidrógeno, un vehículo que, afirma, podría preservar millones de empleos en el sector automotriz.

El colorido Toyota Corolla Sport que Akio Toyoda condujo el fin de semana por el Circuito Internacional de Okayama, en el oeste de Japón, estaba propulsado por un motor GR Yaris convertido que funcionaba con hidrógeno.

Lograr que una fuente eléctrica de este tipo sea comercialmente viable podría hacer que los motores de combustión interna sigan siendo utilizados en un mundo libre de carbono.

"El enemigo es el carbono, no los motores de combustión interna. No deberíamos concentrarnos en una sola tecnología, sino hacer uso de las tecnologías que ya poseemos", dijo Toyoda en la pista. "La neutralidad de carbono no se trata de que uno tenga una sola opción, sino de mantener abiertas las opciones".

El último impulso de Toyota en la tecnología del hidrógeno se produce cuando el mayor fabricante de automóviles del mundo se une a la prisa por ganar una parte del creciente mercado de vehículos eléctricos a batería (BEV), a medida que los países endurecen las regulaciones sobre las emisiones para cumplir con las promesas de reducción de C02.

Aunque todavía es una pequeña parte de los vehículos en las carreteras, los registros globales de autos eléctricos aumentaron un 41% en 2020, incluso cuando el mercado en general se contrajo en casi una sexta parte, según la Agencia Internacional de Energía (AIE).

Para 2025, Toyota planea tener 15 modelos de vehículos eléctricos disponibles e invertirá US$13.500 millones en la próxima década para expandir la producción de baterías.

En la reunión de Glasgow que terminó este fin semana, seis importantes fabricantes de autos, incluidos General Motors , Ford Motor, Volvo y Mercedes-Benz de Daimler AG, firmaron una declaración para eliminar gradualmente el uso de combustibles fósiles en sus vehículos hacia el 2040.

Toyota se negó a sumarse a ese grupo, argumentando que gran parte del mundo no está listo para un cambio a los vehículos eléctricos. Otra ausencia notoria fue la de la alemana Volkswagen .

"No queremos ser vistos como un fabricante de vehículos eléctricos, sino como una empresa neutral en carbono", dijo a Reuters el vicepresidente de Toyota, Shigeru Hayakawa, en una entrevista.

Hayakawa comparó la elección tecnológica que enfrenta la industria automotriz con el concurso de finales del siglo XIX que encaró la transmisión de electricidad de corriente continua con la corriente alterna. Hay mucho en juego.

"Si la adopción de combustibles libres de carbono ocurre rápidamente, eso podría poner fin al primer auge de los vehículos eléctricos de batería", dijo Takeshi Miyao, analista de Carnorama, una firma de investigación de la industria.

En Japón, donde los despidos masivos son políticamente difíciles, el atractivo del hidrógeno es que causaría un menor impacto laboral que un cambio completo a los autos eléctricos. La Asociación de Fabricantes de Automóviles de Japón estima que la industria automotriz emplea a 5,5 millones de personas.

MÁS DE GLOBOECONOMÍA

Hacienda 29/11/2021 Colombianos son los que más creen que el mundo se volvió más peligroso en el año

Un 91% de la población en Colombia está de acuerdo con esa afirmación, arriba del promedio de 82% entre 28 países encuestados

Salud 25/11/2021 Organización Mundial de la Salud analiza una variante covid con mutaciones inusuales

Ya se han detectado 22 casos de la variante llamada B.1.1529 en Sudáfrica y todavía se desconoce su nivel de transmisibilidad

Perú 28/11/2021 Opositores en Perú presentan una moción en el Congreso para destituir a Castillo

La moción fue presentada por 28 parlamentarios. Ahora el Congreso tiene que debatir, en una sesión que aún no ha sido convocada

MÁS GLOBOECONOMÍA