Las restricciones incluirían un uso de mascarilla más riguroso en las reuniones sociales y normas más estrictas en la compra de alcohol

Reuters

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que junto a los alcaldes de las 11 principales ciudades del país acordó el viernes adoptar medidas más estrictas por el coronavirus si el número de infecciones supera el umbral de 50 casos por cada 100.000 habitantes dentro de una semana.

Las restricciones incluirían un uso de mascarilla más riguroso en las reuniones sociales y normas más estrictas en la compra de alcohol, dijo Merkel, añadiendo que su mayor prioridad es tratar de evitar una nueva paralización de la economía y la actividad de las personas, como ocurrió en la primavera boreal.

Merkel y los alcaldes se reunirán de nuevo en dos semanas para analizar si las medidas han sido efectivas, dijo la canciller.

"Hemos probado que podemos permanecer unidos contra el virus y podemos hacerlo nuevamente", remarcó.