La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Bloomberg

Alemania, la mayor economía de Europa, se encaminará a la recesión en tanto la crisis de la deuda soberana que castiga a sus vecinos se extiende al nuevo año, según la última Encuesta Mundial de Bloomberg.

Mientras los líderes europeos aplauden su último parche para los problemas de deuda de Grecia, el 53% de 862 inversionistas, analistas y operadores que son suscriptores de Bloomberg esta semana dijeron que piensan que la economía de Alemania caerá en recesión por primera vez en más de tres años. El 64% prevé que las turbulencias de la deuda de Europa se profundizarán nuevamente pese a las recientes señales de calma en sus mercados financieros.
 
Una caída de la actividad en la economía alemana eliminaría un excepcional motor de demanda para el resto del continente y probablemente extendería la recesión de toda la zona euro que se confirmó en el trimestre pasado. Una contracción también plantearía un reto a la canciller alemana Angela Merkel, que intenta obtener un tercer mandato en las elecciones del año que viene en medio del descontento interno por tres años de apoyo a los gobiernos europeos castigados por la deuda.
 
“Alemania está empezando a sentir algo de presión conforme el sentimiento de la zona euro incide en su economía”, dijo Chanoine Webb, que participó en la encuesta y es analista de inversión global de Close Brothers Asset Management Ltd. en Londres. “No va a poder desacoplarse durante mucho tiempo más”.
 
Alemania pronto podría tener que aceptar que se dé más ayuda en tanto el 83% de los participantes dijeron que España necesitará un rescate en el próximo año, aproximadamente la misma proporción que en septiembre. Italia no necesitará un rescate, según el 64%.
 
Ayuda griega
Los gobiernos europeos esta semana rebajaron las tasas de interés de Grecia y le dieron más tiempo para rembolsar los préstamos, declarando que, después de tres años de lucha intermitente contra la crisis, habían hallado la forma de devolverle la salud a su economía.
 
Eso fue recibido con agrado por inversionistas que ya han reducido los rendimientos de los bonos de los estados europeos periféricos luego de que el Banco Central Europeo anunciara que se sumaría a la UE en la compra de bonos de aquellos que aceptaran implementar reformas económicas. España todavía está meditando si lo hará.
 
El rendimiento de los bonos españoles a diez años bajó casi 250 puntos básicos desde su máximo de la era euro de 5,75% en julio, y el 32% de los encuestados dijeron que estas señales de estabilización indicaban que lo peor ha pasado para Europa. El 83 por ciento también dudó de que una suspensión de pagos de Grecia causara el desmoronamiento de la zona euro el año que viene y el 65% opinó que ningún país dejará el bloque.
 
Los participantes en el sondeo seguían pesimistas respecto de la economía de la zona euro aun cuando el porcentaje de los que dijeron que se estaba deteriorando, que se ubicó en el 71%, fue el más bajo de este año.