Los datos económicos en Australia y Japón golpearon la confianza de los inversionistas, que ahora esperan los resultados de Estados Unidos y China

Carlos Gustavo Rodríguez Salcedo

Esta semana, el dólar terminó con un precio promedio de negociación de $3.397,94, lo que representó una caída de $5,56 frente a la Tasa Representativa del Mercado (TRM), que se ubica para hoy en $3.403,5

La divisa abrió la jornada con un precio de $3.420,00, y alcanzó un precio mínimo de $3.370 y uno máximo de $3.424,80. El monto negociado fue de US$1.478 millones en 2.416 transacciones.

A nivel internacional, los inversionistas están preocupados por los malos datos manufactureros de Australia y Japón que aumentaron los temores ante una posible desaceleración económica. A esto se le sumaron, las cifras de las exportaciones de Corea del Sur que acentuaron el miedo a que el avance del coronavirus esté perjudicando a la economía global.

Según el reporte de Bloomberg, a medida que van en aumento los casos del virus en China se renuevan las preocupaciones entre los inversionistas. Los futuros de las acciones de Estados Unidos presentaban una tendencia a la baja, mientras que las acciones en China y Hong Kong tuvieron una contracción de 1%. "Este estado de ánimo de aversión al riesgo se produce después de nuevas advertencias de grandes grupos internacionales como Alibaba y Apple sobre la interrupción de sus actividades comerciales, causada por el virus mortal", aseguró Pierre Veyret, analista técnico de ActivTrades.

Sobre la 1:00 p.m., el petróleo cotizaba a la baja. Mientras que el barril de referencia Brent presentaba una contracción de 1,48% y se ubicaba en US$58.43, el WTI caía 0,91% hasta los US$53,39.

"Hay muchas razones para ser cautos ahora, ya que el impacto del coronavirus en la demanda sigue sin estar claro", le dijo a Reuters Greg Priddy, analista de Stratfor. "Si empieza a parecer que el impacto será modesto, podría verse afectada la decisión rusa en la reunión de la Opep+ del 5-6 de marzo sobre si querrán apoyar un mayor recorte".

El mercado continúa atento a los efectos de la pandemia en la demanda de petróleo. "Seguimos creyendo que es probable que el mercado baje desde los niveles actuales por el tamaño del superávit en la primera mitad de este año", dijo ING Economics en una nota.