Hay miedo en el mercado por los sucesos presentados el viernes tras el cierre de la jornada

Heidy Monterrosa Blanco - hmonterrosa@larepublica.com.co

A principios de la semana pasada, la incertidumbre generada por las marchas convocadas para el jueves pasado, llamado 21N, llevaron a que el dólar se fortaleciera respecto al peso y a que la tasa de cambio se acercara nuevamente al techo de $3.500, pues las movilizaciones causaron prevención en los inversionistas, quienes temían que el orden público se descontrolara como en otros países de la región.

De hecho, si esto ocurre y las protestas se extienden por más tiempo, aumentaría la aversión al riesgo y es muy probable que los inversionistas extranjeros salgan del mercado, lo que aumentaría el precio del dólar. Además, está latente la posibilidad de que hoy el peso caiga debido a que los operadores cambiarios no han incorporado los sucesos presentados después del cierre de mercado el viernes, momento en el que se decretó toque de queda en Bogotá.

Con la cautela del caso, y a la espera del devenir del orden público esta semana, al revisar el comportamiento del dólar en la semana del 21N, la moneda se devaluó 1,1%. El día del paro, la divisa no se fortaleció, sino que tuvo una leve pérdida (de $5,29) frente a la Tasa Representativa del Mercado (TRM) de ese día ($3.444,95). Pero, durante esa jornada, el monto de las negociaciones fue menor de lo normal. Así mismo, el viernes después de la jornada de marchas el peso colombiano se continuó apreciando frente al dólar y cerró a un precio promedio de $3.410,76, pues durante la negociación de la divisa todo indicaba que el orden público estaba bajo control. A medida que avanzaba la jornada, tras cotizarse por debajo de $3.400, la tasa de cambio se devolvió, pues se presentaron actos delictivos y de violencia en Bogotá. Razón que aviva la posibilidad de superar el precio máximo si se prolongan desmanes y enfrentamientos.

LOS CONTRASTES

  • Daniel Felipe Lombana Analista de Acción Fiduciaria

    “El mercado de TES está reaccionando de manera adversa a la situación de orden público. Que los más negociados sean papeles de corto plazo muestra aversión al riesgo”.

  • Juan David BallénDir. análisis y estrategia de Casa de Bolsa

    “Colombia, al igual que la mayoría de países de la región, disminuirá su participación en el índice Msci de emergentes por el ingreso de las acciones Clase A de China”.

  • Alfonso Esparza Analista senior de mercado de Oanda

    “El mercado seguirá atento al clima social en Colombia después del paro. Esta semana se prevé menor volumen dado el feriado de acción de gracias en EE.UU.”.

Según el sondeo de LR a los analistas consultados antes de que se decretara el toque de queda, esta semana el dólar estaría cerca de $3.400, a la espera de que los mercados reaccionen con fuerza y los inversionistas mantengan la confianza.

“Sin embargo, consideramos que la volatilidad podría continuar incrementando si los brotes de protesta social se mantienen, lo que podría enviar la tasa de cambio a niveles superiores a los $3.425”, explicó Daniel Felipe Lombana, analista de estudios económicos de Acción Fiduciaria.

Para Cristhian Cruz, analista de monedas y commodities de Corficolombiana, otro aspecto de carácter local que reduce la volatilidad de la tasa de cambio es la reafirmación de la firma calificadora Fitch respecto a la nota crediticia del país como grado de inversión.

Por otro lado, debido a la incertidumbre que se generó durante la semana por las marchas, se esperaba que los inversionistas se protegieran adquiriendo deuda. Sin embargo, el viernes, los TES presentaron fuertes desvalorizaciones y los más negociados son los de 2022 y 2024.

“Esto demuestra que el mercado está reaccionando de manera adversa a la situación de orden público. Que los más negociados sean los papeles de corto plazo muestra aversión al riesgo, pues son los títulos que no ganan ni pierden valor tan rápido. El mercado está atemorizado de lo que pueda pasar”, dijo Lombana.