La sociedad de financiación colaborativa lanzará al mercado inverti, una plataforma para invertir y financiar proyectos inmobiliarios

Heidy Monterrosa Blanco - hmonterrosa@larepublica.com.co

Esta semana, el superintendente financiero, Jorge Castaño, dio a conocer que hay dos compañías de crowdfunding que se encuentran en proceso de autorización. Una de ellas es Finnova, la cual operará la plataforma Inverti. Germán Jaramillo, CEO de Finnova, le contó a LR en qué consiste esta herramienta y cómo se podrán financiar proyectos a través de ella.

¿En qué consiste Inverti y cuál es el modelo de negocio?
Facilitamos la inversión en bienes raíces desde $1 millón, a través de una plataforma tecnológica fácil, rápida y segura.

¿Cómo son las rentabilidades para esa inversión de $1 millón?
Dependiendo del proyecto y de la duración de la inversión, las rentabilidades se mueven entre 12% y 18% efectivo anual. En la plataforma de Inverti vamos a tener varios proyectos con diferente perfil. Algunos tendrán pagos de rentabilidad mensual, otros de pago trimestral y otros que paguen rentabilidades más capital invertido al final de la construcción del proyecto.

¿En que se diferencia este modelo de inversión con el de los fondos colectivos inmobiliarios?
Una de las grandes diferencias es que el inversionista le entrega el dinero al fondo y este, con su equipo de expertos, es el que toma la decisión de en qué activos inmobiliarios invertir. Acá le damos el poder al inversionista para que escoja en dónde invertir, pero previo hacemos una selección de los proyectos con objetividad y herramientas tecnológicas. No tenemos el modelo de quedarnos y operar los inmuebles, sino que la persona financia el proyecto y se retira al finalizar la construcción.

¿Qué debe cumplir un proyecto para ser incluido en su plataforma?
Hemos desarrollado un algoritmo para analizar la información de los proyectos en temas jurídicos, mercado, equipo gestor, casos de éxito, financieros y cumplimientos técnicos, entre otros. Eso nos arroja una clasificación de cada proyecto y, con en ese informe, un comité de expertos del sector inmobiliario decide cuáles se publican en nuestra plataforma.

¿Cuál es el proceso para invertir con ustedes?
Todo es digital y el registro no toma más de 30 minutos para una persona con conocimiento medio en tecnología. A través de una pasarela de pago o tarjeta, la persona hace el traslado del dinero que quiera invertir, que va a una fiducia. Es importante aclarar que como Inverti tenemos una fiducia para depositar los dineros. La estructuración de esta fiducia es que los dineros van otra vez a la cuenta origen, si por alguna razón no se pudo concretar la inversión, o a la fiducia inmobiliaria del proyecto productivo.

¿Cómo es el proceso para los constructores de los proyectos?
Los constructores suben a nuestra plataforma toda la información de sus proyectos y, en tiempo real, el algoritmo hace la captura de la información y la analiza. Es un proceso que en los bancos toma entre cuatro y seis meses, mientras que nosotros tenemos una precalificación en menos de ocho días

¿Es posible financiar uno de los proyectos inmobiliarios y también comprar?
Con esta solución lo que buscamos es que la persona pueda participar con una inversión parcial en un proyecto inmobiliario si no le alcanza para comprar un apartamento. Somos la plataforma ideal para ese perfil de inversionista que compra sobre planos y vende cuando finaliza la obra, porque tiene un riesgo adicional que nosotros eliminamos. Ellos deben buscar a quién venderle el inmueble y si el mercado está caído, como sucedió ahorita en época de pandemia, pueden tener pérdidas al demorar en venderlo. Con nosotros, invierte en el proyecto y no tiene el riesgo de si logra o no vender el apartamento.

LOS CONTRASTES

  • Edwin ZacipaFundador de Latam Fintech Hub

    “Esta herramienta de crowdfunding ayudará a reactivar la actividad inmobiliaria y a los inversionistas les dará la posibilidad de diversificar sus inversiones”.

¿Ofrecen proyectos solamente para vivienda?
No, en nuestro modelo de negocio cabe cualquier tipo de proyecto de construcción en Colombia que cumpla con los requisitos de clasificación que hemos definido. Nuestro algoritmo estaba adaptado para la etapa precovid, ya lo actualizamos a la situación covid y ahora lo estamos parametrizando para la etapa poscovid.

¿En dónde estarán focalizados los proyectos de inversión?
En Bogotá se concentra casi el 50% de la actividad edificadora de Colombia y cuenta con más de 10 millones de habitantes, así que es uno de nuestros focos principales. Antes del covid, teníamos como estrategia Cartagena, pero con la afectación covid este mercado está un poco resentido, así que lo vamos a estar observando para retomarlo el otro año. Nos gusta mucho también el eje cafetero por la cantidad de remesas que llegan para inversión inmobiliaria.

¿Cuándo salen al mercado?
Iniciamos el proceso con la Superfinanciera en 2019, radicamos la licencia en noviembre y esperamos que nos la den antes de fin de año. Entraríamos en operación en el segundo trimestre de 2021.

¿Ya tienen algunos proyectos para cuando se les permita entrar a operar?
Sí, ya tenemos muy adelantado un acuerdo con un proyecto en Bogotá, que ya está 100% vendido, así que el riesgo para los inversionistas está mínimo. También tenemos unos acercamientos con otras dos constructoras y con Camacol Bogotá hicimos un panel para presentar Inverti. Nos han contactado más de 25 empresas constructoras que quieren trabajar con nosotros, así que hay un gran apetito del mercado por estas soluciones tecnológicas y de financiación.

La semana pasada, el decreto que permitió la creación de las sociedades de economía colaborativa se actualizó con un nuevo decreto que aumenta los rangos de inversión. ¿Cómo modifica esta reglamentación sus planes?
Con la incorporación de estas nuevas reglas, nace lo que yo he llamado el Crowdfunding 2.0, que se va a convertir en una opción real de financiación alternativa para las empresas y en una locomotora que, como complemento al sector financiero colombiano, va a jalonar la reactivación económica.

Con el decreto logramos pasar de poder financiar un máximo de $9.000 millones a cerca de los $50.000 millones por proyecto inmobiliario, que equivale a multiplicar por 5,5 veces la capacidad de financiación de cada empresa. Por otra parte, se logró ampliar los valores permitidos para invertir por parte de los inversionistas en las plataformas de crowdfunding.