La condición para la extensión de los tiempos hasta por 60 días es que, al 29 de febrero, los créditos no estén en mora

Juan Sebastian Amaya

Como medidas para aliviar las deudas de sus clientes frente a al coyuntura económica causada por el Covid-19, el banco Itaú estructuró un paquete de medidas que buscan contribuir en la mitigación de los efectos de la situación, como flexibilidad en algunos de sus productos, uso de los medios de pago y eliminación de cobros por uso de canales digitales.

Los productos y segmentos definidos por el banco, que al 29 de febrero de 2020 no presenten mora mayor o igual a 30 días, podrán tener un periodo de gracia hasta por 60 días, para capital, seguros e intereses.

En relación con las empresas, Itaú los apoyará en este periodo atendiendo sus peticiones caso a caso para dar respuesta a cada situación específica.

Para las compras con tarjetas de crédito Itaú Persona Natural, el cliente podrá comenzar a pagar el capital de sus utilizaciones 60 días después de la fecha en la que solicite este beneficio.

La tasa será de 0,98% mes vencido, equivalente 12,42% efectivo anual, para compras con tarjetas de crédito Itaú en supermercados, farmacias y entidades de salud entre el 20 de marzo y el 31 de mayo de 2020.

Adicionalmente, los clientes cuentan con plazo para sus avances en efectivo hasta 60 meses.

Los retiros en cajeros Itaú serán ilimitados, sin costo y hasta por $4 millones diarios. De igual manera, la medida aplica para los cajeros otras redes, pero hasta 10 transacciones por mes.

Las transferencias electrónicas a otros bancos (ACH) no tendrán costo para personas naturales. Los montos transaccionales incrementaron a $70 millones diarios para transacciones PSE y transferencias ACH a otros bancos a través de los canales digitales para personas.