Entre los motivos por los que se retiran las personas naturales está la migración hacia los fondos de inversión colectiva (FICs)

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

Desde hace ocho años, en el mercado de valores se viene presentando una pérdida constante de accionistas por distintos factores. Al cierre del año pasado, se retiraron 6,5% de los que estaban en dicha plaza a finales de 2018, es decir 35.595 inversionistas.

Este fue uno de los hallazgos del analista bursátil Andrés Moreno, quien realizó un informe sobre los accionistas en la Bolsa de Valores de Colombia (BVC) con base en las cifras reportadas a la Superintendencia Financiera.

En este también resaltó que, desde 2012, la Bolsa ha perdido 50% de sus inversionistas, pues en diciembre de 2011, cuando registró el mayor número de accionistas, había 1,01 millones, mientras que en el mismo mes de 2019 quedaban 510.547.

“Por este éxodo es que el mercado se ve tan ilíquido y ha perdido tanta profundidad”, explicó el analista.

De hecho, del número de accionistas en Bolsa que cerraron 2019, la mayoría se concentró en Ecopetrol, que con 260.862 contó con 52%; en Grupo Aval, que entre las especies ordinarias y preferenciales sumó 63.758 inversionistas (12,7%), y en Bancolombia, que con acciones ordinarias y preferenciales registró 28.481 (5,7%).

Igualmente, Carlos Rodríguez, director de renta variable de Ultraserfinco, destacó que una de las consecuencias de esta tendencia es que las administradoras de fondos de pensiones (AFP) y los extranjeros están concentrando la mayoría de las especies en circulación.

En diciembre de 2019, las personas naturales ocuparon el cuarto lugar de participación en volumen en la compra de acciones a través de la BVC, con $270.906 millones y 12,3% de participación en el mercado. El primer lugar se lo llevaron los inversionistas extranjeros, con $824.323 millones (37,4%), y el segundo fue para las AFP, con $368.460 millones (16,7%).

Por el lado de las ventas de acciones en el último mes del año pasado, los extranjeros fueron nuevamente los que movieron mayor volumen, con $1,04 billones (47,3% de participación).

En segundo lugar se ubicaron las sociedades comisionistas de Bolsa, que vendieron $399.965 millones (18,2%); mientras que en tercer lugar quedaron las personas naturales, que vendieron $259.693 millones (11,8%).

Una de las razones por la que los pequeños inversionistas se han ido retirado del mercado accionario son los altos costos, por lo que la inversión puede resultar poco rentable. En este mercado no solo se pagan comisiones por vender y comprar especies, sino que también hay de manejo de valores.

Cabe mencionar que las tarifas de las comisiones no están reguladas, sino que cada firma las fija según sus costos y su parecer. Los cobros por transacción dependerán tanto del perfil del inversionista como del monto de la operación, aunque las comisionistas suelen tener una comisión mínima y una comisión máxima.

LOS CONTRASTES

  • Andrés MorenoAnalista bursátil

    “Las personas han perdido interés en este mercado, porque las comisiones para vender, comprar y por administrar son altas para los pequeños accionistas”.

  • Carlos RodríguezDirector de renta variable Ultraserfinco

    “Una de las principales consecuencias de que disminuyan los inversionistas es que se pierde liquidez. Las acciones las tienen las AFP y los extranjeros”.

De acuerdo con un sondeo realizado por LR hace un par de meses, la comisión más baja por operación con asesor es de $119.000.

Para Moreno, otra de las razones por la que se retiran las personas naturales de la Bolsa es porque hace falta educación financiera.

“Así como salen personas, porque por ejemplo la especie que tienen llegó a máximos, deberían entrar nuevos accionistas. Sin embargo, las personas del común no entienden cómo opera el mercado ni saben cómo acceder”, mencionó.

El analista también agregó que el acceso también se dificulta porque en el mercado local no existe la tecnología para que personas que viven en lugares apartados puedan comprar o vender especies por medio de una aplicación.

“Aquí todavía estamos muy sujetos a documentos en físico y a tener que ir a las oficinas a que nos hagan un perfil de riesgo. En cambio, en otros países, estos procesos se puedan realizar online y en poco tiempo”, expresó.

Tanto Moreno como Rodríguez resaltaron que los escándalos como el de Interbolsa pueden ser otro de los motivos detrás de las salidas, pues han menguado la confianza de las personas naturales en el sector.

“Las malas experiencias en la Bolsa, tales como los escándalos y las quiebras de algunas empresas, hacen que las personas naturales sean más cautelosas”, explicó Rodríguez.

Por otro lado, Moreno destacó que la pérdida de interés de las personas por participar directamente en especies también se puede atribuir a que “las comisionistas ya no promocionan tanto la adquisición directa de acciones, sino que le han apostado más a los Fondos de Inversión Colectiva (FIC)”.

Para Rodríguez, el cambio en la estrategia ha llevado a que se presente una migración, pues los accionistas que invertían directamente en Bolsa han pasado a los FIC, donde pueden diversificar su riesgo y disminuir los costos.

La salida de personas naturales de la Bolsa también puede estar relacionada con que han disminuido el número y la frecuencia de emisiones, pues las empresas pueden recurrir a los bancos también para obtener financiación.

Además, las opciones de especies para negociar en la Bolsa local también han disminuido, ya que son varias las empresas que se han deslistado. De hecho, en los últimos 10 años son 36 los emisores que han salido por fusiones o cancelaciones. A estos se suman Tecnoglass y Gas Natural (Vanti) que están en proceso de retirarse del mercado accionario.

Las especies con las mayores variaciones en su número de accionistas
En 2019, la acción que perdió mayor número de inversionistas fue la de Éxito, pues entre octubre y noviembre Grupo Pão de Açúcar de Brasil realizó una OPA para comprar las acciones. El número de accionistas disminuyó 49,86%, pues pasó de 9.627 a 4.827. La segunda especie que perdió más accionistas fue la de Grupo Energía Bogotá, que se redujeron 14,8%. La caída se puede atribuir a que la especie llegó a máximos históricos a finales de 2019. La tercera acción que más varió fue la preferencial Bancolombia (-13,37%).