Reuters

El Bitcoin se acercaba el martes a su máximo histórico, después de alcanzar los US$19.000 por primera vez en casi tres años.

En su última cotización, la criptomoneda más popular del mundo subía un 3%, a US$18.918, cerca de su récord histórico de US$19.666. El Bitcoin ha ganado casi un 40% solo en noviembre y ha subido alrededor de un 160% en lo que va de año.

Su vertiginoso ascenso se vio alimentado por la demanda de activos más riesgosos en medio de un estímulo fiscal y monetario sin precedentes diseñado para contrarrestar el daño económico de la pandemia covid-19, el hambre de activos percibidos como resistentes a la inflación y las expectativas de que las criptomonedas ganen una aceptación generalizada.

Los 12 años de historia del Bitcoin han estado salpicados por ganancias vertiginosas y caídas igualmente bruscas. Sus mercados siguen siendo muy opacos en comparación con activos tradicionales como las acciones o los bonos.

El alza de este año ha llevado a algunos inversores a afirmar que la criptomoneda podría más que quintuplicar su precio hasta los US$100.000 en un año, lo que atrajo la atención de los escépticos que dicen que es un activo puramente especulativo.

Los mercados de criptomonedas han madurado desde el alza del Bitcoin impulsado por el comercio minorista en 2017, atrayendo a inversores más grandes.

James Butterfill, del administrador de activos digitales CoinShares, dijo que la creciente actividad en los mercados de derivados del Bitcoin "implica que inversores sofisticados e inversores institucionales están comprando ahora Bitcoins".

Monedas digitales más pequeñas como Ethereum y XRP, que a menudo se mueven en línea con el Bitcoin, se tomaban un respiro tras los fuertes avances de los últimos días.