En el caso puntual de Colombia, la entidad bancaria ve el financiamiento del déficit de cuenta corriente como uno de los retos

Heidy Monterrosa - hmonterrosa@larepublica.com.co

A pesar de que durante enero el peso colombiano se devaluó 4,20% por los temores derivados del impacto del coronavirus en la economía mundial, para el banco BNP Paribas el efecto sobre las monedas emergentes será temporal. Así lo analizó Joel Virgen, economista de la entidad financiera para América Latina, quien agregó que el crecimiento económico colombiano sobresaldrá por encima del de sus pares de la región.

Para Virgen, aunque los inversionistas temen una desaceleración en China, lo que impactaría en commodities como el petróleo, la liquidez financiera internacional sigue favoreciendo al mundo emergente.

“En términos de devaluación, las monedas emergentes siguen siendo atractivas. Este evento del debilitamiento de las monedas podría ser temporal, porque la fuerza subyacente que impulsará su fortalecimiento sigue estando vigente para el resto del año”, dijo el analista.

Sobre Colombia, resaltó que aunque su crecimiento está por encima del de los países de la región e incluso arriba del de los emergentes, hay riesgos para este año, como las necesidades de continuar financiando el déficit de cuenta corriente y una nueva reforma fiscal que sea estructural.

LOS CONTRASTES

  • Joel VirgenEconomista de BNP Paribas para América Latina

    “Tanto para el año pasado como para este se van a cumplir las metas fiscales, pero por una sobreestimación de los ingresos, los riesgos fiscales se concentran en 2021”.

  • Walter RingwaldHead de M&A y América Latina

    “Energía, infraestructura e instituciones financieras son los tres sectores que se moverán este año en fusiones y adquisiciones. Los vemos como sectores muy activos”.

Para Virgen, tampoco se puede olvidar el clima de descontento que hay en la región y que produjo protestas en Colombia, Chile, Ecuador y Bolivia.

El analista de BNP Paribas fue escéptico sobre el futuro de la reforma pensional que se espera para este año. “Lo que seguramente veremos es una reforma por partes, en la dirección correcta, para ir ganando espacios de manera parcial”, dijo.

Una de las principales alertas que realizó el economista es el impacto que pueda haber en la caída de los ingresos del Gobierno. Aunque recordó que en 2019 se cumplió con la meta fiscal, lo que probablemente sucederá para el próximo año, alertó sobre lo que pasará más allá de 2021, cuando no se pueda reducir más el gasto oficial y no se cuenten con ingresos extra como los del Emisor y Ecopetrol.

“Los riesgos fiscales se concentran en 2021 precisamente porque todo esto se agota (...), mi temor es a un recorte en la calificación”, concluyó.

Walter Ringwald, head de M&A para América Latina del banco, dijo que, en el caso de fusiones y adquisiciones, los sectores que moverán los negocios serán infraestructura, energía y el financiero.

Hace falta mejor comunicación del Emisor
Virgen dijo que no le preocupa la independencia del Banco de la República dados los recientes cambios en su Junta, ni los que vendrán el próximo año. No obstante, aseguró que el Emisor puede seguir mejorando en la comunicación de sus decisiones, especialmente sobre el impacto que pueda tener el tamaño de la cuenta corriente en lo que decide. Adicionalmente, advirtió sobre el efecto que podría traer cambios recurrentes en la regla fiscal lo que enviaría señales no constructivas a las calificadoras de riesgo internacional.