viernes, 7 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Johanna Celedón Oñate - jceledon@larepublica.com.co

En diciembre, con los gastos en viajes, cenas, reuniones y regalos de Navidad, es muy frecuente que las familias colombianas caigan en el abuso de las tarjetas de crédito, un factor que podría comprometer seriamente la economía de los consumidores a futuro. Por esta razón, a continuación le damos las recomendaciones que debe tener en cuenta para no dejarse llevar por la emoción al comprar y hacer buen uso de este instrumento financiero.

En primer lugar, es necesario que controle los gastos de las tarjetas y las utilice únicamente cuando sea absolutamente necesario. En esta medida, los expertos recomiendan que las compras por montos inferiores a $100.000 sean canceladas solamente en efectivo, porque al hacerlo con tarjeta, el usuario podría terminar pagando hasta tres veces más el valor del producto adquirido.

De este modo, los analistas coinciden en que es necesario que a la hora de comprar a crédito, esté atento a las tasas de interés que le cobra su entidad bancaria por el uso del plástico, así como a la hora de precisar el número de las cuotas de pago. “En el país las tasas de interés son bastante altas, ubicándose en niveles de 2% y 2,2% mensual, por esta razón es necesario que las personas a la hora de comprar no extiendan los plazos de pago a más de seis meses”, explicó Ángela Mora, experta en banca del Politécnico Grancolombiano.

Sin embargo, para otros especialistas, la recomendación es que el plazo de financiación no se prolongue a más de 90 días, y que en el caso de que se hagan compras inferiores a $100.000, las cuotas de pago no se extiendan a más de dos meses para no pagar mayores intereses por un monto insignificante.

Por otro lado, los analistas señalaron que las tarjetas de crédito podrían convertirse en una muy buena alternativa para comprar ropa, tiquetes de avión, juguetes, y demás productos que estén en promoción en los centros comerciales durante esta época. Pero del mismo modo, advirtieron que antes de acceder a las tradicionales ofertas “compre en diciembre y pague en febrero”, las personas deben estudiar bien sus posibilidades financieras para acceder a este tipo de crédito.

De acuerdo con Daniel Niño, consultor económico y financiero, para el consumidor, antes de dejarse llevar por lo atractivo que pueden llegar a ser esos productos, es fundamental analizar si para la fecha que está estipulado el pago durante el próximo año contará con el dinero suficiente para pagar esa deuda. Para el analista, estas ofertas podrían ser muy beneficiosas para el consumidor, si este es organizado con el cálculo de sus gastos en relación con sus ingresos, de lo contrario puede ser peligroso.

“Estas promociones no son malas, pero mucha gente se deja llevar por la emoción. La recomendación en estos casos es que antes de entrar a este negocio, las personas hagan un análisis financiero que les permita estimar si pueden o no cubrir estos gastos a futuro, teniendo en cuenta que en los próximos meses, como en febrero, pueden tener gastos adicionales como lo son los útiles escolares”, puntualizó.

Sin embargo, Catalina Iregui, analista y economista de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, explico: “hay algo muy importante que la mayoría de las personas ignoran sobre estas promociones, y es que en el caso de los pagos en febrero, el mes de diciembre y enero solamente se convierte en un periodo de gracia, lo que quiere decir que el banco durante ese periodo va a cobrarle intereses”. Así, la compra terminaría saliendo más costosa.

Finalmente, los expertos explicaron que muchas veces los gastos de diciembre, por la falta de cálculos financieros a futuro sobre los ingresos, el desconocimiento de los cargos adicionales que pueden acarrear estas formas de pago, así como el valor porcentual de las tasas de interés, suelen ser mayores a lo estimado, por lo que es probable que los consumidores empiecen el año con deudas que sobrepasan el nivel de sus ingresos.

Los especialistas indicaron que para esta época de vacaciones, lo más recomendable es hacer uso de una parte de la prima navideña para comprar regalos y gastar en viajes, y dejar a un lado los gastos excesivos con tarjetas de crédito para no sobreendeudarse.

Cuidado con las cuotas de manejo
Las cuotas de manejo es otro de los factores fundamentales que usted debe conocer para hacer buen uso de su tarjeta de crédito. Alfredo Barragán, experto en banca de la Universidad de los Andes, explicó que es importante que las personas conozcan que el monto de estas cuotas no es proporcional con el valor del cupo de la tarjeta, por lo que es recomendable tener una o dos tarjetas con cupos grandes, a tener más de 4 tarjetas con montos que no superan el millón de pesos.

De acuerdo con cifras de la Superintendencia Financiera, la tarjeta de crédito Visa del Banco Popular, es la que, a cifras del mes de octubre, maneja la cuota de manejo mensual más barata en el país, con un valor de $5.576. Seguida de ésta se ubican las tarjetas propias, que siguen manteniendo tarifas módicas, Spring Step y Fácil Codensa con cuotas de $5.800. Por su parte, en el caso de las exclusivas como American Express de Bancolombia y Diners de Davivienda, se presentan los montos más altos por cerca de $16.667 y $20.666, respectivamente.

La opinión

Ángela Mora
Experta en banca del politécnico Grancolombiano

“Lo más beneficioso para las finanzas personales es que las personas no se excedan en Navidad ni en volúmenes de gastos ni en el número de cuotas estipuladas”.