.
BOLSAS Se estima que hay 70 compañías no bancarias dedicadas al factoring
martes, 18 de septiembre de 2018

Las operaciones de este tipo en la banca equivalían a $3 billones en junio.

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

En el mundo empresarial es muy común escuchar que las grandes empresas se financian con sus proveedores, muchas veces pequeñas compañías, pagándoles las facturas por sus productos y servicios a plazo.

Ante esta realidad, las Pyme necesitan mantener sus cuentas bajo control para poder ir mes a mes cumpliendo con sus obligaciones. Para ofrecer a esas empresas liquidez y evitar que estén con el agua al cuello, en el sistema financiero hay herramientas como el factoring.

La Superfinanciera explica que esta herramienta “constituye una forma de negociación de facturas, comerciales o de títulos contentivos de deuda provenientes de ventas”. Estas facturas son compradas por una sociedad factor con una tasa de descuento. A junio, el saldo de cartera de factoring de las entidades vigiladas superó los $3 billones (1,5% de la cartera comercial de los bancos), según el último reporte de la Superfinanciera.

Esta cifra, sin embargo, es inferior a lo que mueve todo el mercado del factoring, ya que para los factores independientes se establece como único requisito que “se encuentren legalmente organizados e inscritos en la Cámara de Comercio correspondiente”, y que no capten recursos del público en forma masiva y habitual.

Dentro de los beneficios que ofrece este servicio se encuentran el obtener liquidez, reducir la carga y costos operativos, obtener una financiación de las facturas y el hecho de que “las compañías no ocupan su capacidad de endeudamiento, esto hace que cuando la empresa necesite usarlo esté disponible”, aseguró Juan Sebastián Muñoz, director de operaciones de Mesfix, una compañía dedicada al corretaje de facturas que ha financiado más de $31.274 millones de más de 141 empresas en Colombia.

Aunque no tiene una vigilancia estatal, su importancia ha llevado a la constitución de Asofactoring , en la que se congregan los factores que no pertenecen al sector bancario; se calcula que son aproximadamente 70 factores, de los cuales 50 pertenecen a esta asociación.

Eduardo Rincón, presidente de Asofactoring, asegura que “el factoring es importante porque es un mecanismo que ayuda a dar liquidez a las Mipyme y Pyme que son las que más facturas generar en el país”.

Luz Adriana González, gerente de productos factoring de Bancolombia, afirma que “cualquier empresa con facturas a plazo puede usar el factoring”; sin embargo cada factor es libre de definir si la empresa es apta o no para prestarle el servicio, depende del apetito de su riesgo.

Los documentos requeridos por la mayoría de los factores son: una copia de la factura y su original, la cámara de comercio, el RUT, la relación comercial entre la empresa y el cliente, y algunos miran la calidad crediticia de las partes. Las tasas de descuento son estipuladas por ellos mismos, aunque las entidades bancarias se regulan a través de la tasa de usura establecida por la Superfinanciera, para agosto estaba en 29,91%, y toman en cuenta “las tasas que estén vigentes en el mercado”, afirma Rincón.

El futuro del sector en Colombia

Cada vez se conocen más los beneficios que trae el factoring al desarrollo de las pequeñas empresas, y aunque no es un producto estándar de los bancos, se ve una gran participación de los mismos, así como una gran competencia con los factores y entidades independientes que se dedican al corretaje de facturas. Mesfix ha logrado que 1.399 inversionistas compraran 2.383 facturas que reflejan más de $31.000 millones.

Por otro lado los bancos lograron mover hasta el mes de junio más de $3 billones, por medio del factoring y dentro de los líderes se encuentran Bancolombia, con más de $1,8 billones, y Citibank, con más de $700.000 millones.