Hacienda

Los primeros 100 días de los alcaldes


Los mandatarios locales pasan al tablero y se analizan tanto los logros como los pendientes de cada gestión

La prioridad de Pumarejo pasó de ser la asamblea del BID a la atención prioritaria y oportuna de pacientes enfermos

Salomón Asmar Soto - sasmar@larepublica.com.co

Como todos los nuevos alcaldes de las principales ciudades, a Jaime Pumarejo le tocó enfrentar la amenaza del Covid-19 con menos de 100 días en su cargo, tiempo que no le ha impedido tomar medidas para contrarrestar el impacto de esta pandemia internacional en la capital del Atlántico.

Luego de que la ciudad estuviera enfocada en la organización de la Asamblea del BID, que estaba presupuestada para marzo pasado, el foco de la administración pasó a ser la contención de este virus, que, de momento, supera los 35 contagios en Atlántico.

Quizás uno de los cambios en el guion más llamativos ha sido el del Centro de Eventos Puerta de Oro, en el que se iba a llevar a cabo la Asamblea del BID en marzo. De epicentro internacional y foco de anuncios económicos para la ciudad y Latinoamérica, este edificio pasó a ser un hospital de campaña, luego de que la administración del alcalde Jaime Pumarejo lo dotara de 600 camas para la atención de personas contagiadas del Covid-19, pero que no requieran de cuidados intensivos.

Además del Centro de Eventos Puerta de Oro, el Coliseo Elías Chegwin, uno de los escenarios deportivos más importantes durante la celebración de los Juegos Centroamericanos y del Caribe, y tres hoteles de la ciudad tendrán el mismo uso. Se empezarán a instalar 800 camas hospitalarias adicionales a las ya existentes.

Hoy Barranquilla cuenta con 489 camas en unidades de cuidados intensivos (UCI), con las que hoy se atiende no solo a los usuarios de esta ciudad sino a los que provienen del resto de la región Caribe.

Biodiverciudad

A pesar de la coyuntura y la emergencia suscitada por el Covid-19, Barranquilla empezó 2020 con planes diferentes a la contención de esta crisis de salud internacional. En enero, la prioridad de la administración era la organización de la Asamblea del BID, evento para el que la ciudad estaba lista y dispuesta, pero también lo era la finalización del Plan de Desarrollo.

Hacer de la ciudad un centro urbano atractivo y pujante, conectado y equitativo son algunas de las propuestas que presentará ante el Concejo de la capital del Atlántico. Pero, además de lo anterior, Pumarejo tiene una propuesta novedosa, apoyándose en un concepto que cada vez agarra más fuerza en el país: el de ser biodiverciudad.

Anunciado por el presidente Iván Duque en septiembre del año pasado, Barranquilla inició 2020 con la meta de convertirse en biodiverciudad en el horizonte. Esto, con el objetivo de conservar la biodiversidad y el patrimonio natural de la ciudad, garantizar la conectividad entre lo urbano y rural, y promover el desarrollo sostenible. Además, de generar empleo, de atraer mayor cantidad de turistas y de seguir creciendo de cara al Río Magdalena, motor del desarrollo industrial de la ciudad.

Para este proyecto, la Alcaldía de Barranquilla deberá unir el lado izquierdo del río, en el que se encuentra la ciudad, con el derecho, donde está ubicada la Ciénaga de Mallorquín y otros islotes como la isla 1976.
Esto, sumado a los proyectos turísticos y de adecuación que se plantean en la Isla Salamanca, especialmente el sector más cercano al Gran Malecón del Río.

Según indicó el ministro de Ambiente, Ricardo Lozano, Barranquilla será la pionera en este programa de biodivercuidades, que también llegará a Bucaramanga, Medellín, San Andrés, Leticia, Montería y Villavicencio, entre otros rincones de Colombia.

Con este proyecto, la Alcaldía de Barranquilla buscará no solo generar turismo sino también empleo para sus ciudadanos, quienes serán también los encargados de liderar ese proceso urbano y ambiental en la capital del Atlántico.

‘BioBlitz’, la experiencia de observación en la biodiverciudad

El parque Isla Salamanca, el bosque seco tropical de la Universidad del Norte y la ciénaga de Mallorquín fueron los puntos donde se desarrolló el primer ‘BioBlitz 2020’ del Caribe colombiano, registrando 1.289 observaciones con 207 especies durante un periodo de cinco horas. Insectos, aves, mamíferos, hongos y variedad de plantas fueron la gran mayoría de especies que se encontraron en la jornada que se desarrolló de manera activa para comunidades locales.