Hacienda

Elecciones en Estados Unidos 2020


Conozca todos los detalles de la contienda electoral entre Donald Trump y Joe Biden

En los ocho años de vigencia del acuerdo, las exportaciones de bienes no minero energéticos representaron 37,2% en 2019

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

Un fin del mundo que nunca ocurrió, la reelección del expresidente de Estados Unidos Barack Obama, el aterrizaje de la nave científica Curiosity de la Nasa en Marte y el inicio de la mesa de negociación entre las Farc y el Gobierno de Colombia encabezado en ese momento por el expresidente Juan Manuel Santos, fueron algunos hechos que marcaron 2012.

Pero más allá de este recorrido histórico, entró en vigencia un acuerdo que partió la historia comercial del país. El Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Estados Unidos y Colombia entró en vigencia, y aunque siempre han existido puntos de vista contrapuestos, Colombia ha apostado por diversificar su canasta exportadora haciendo caso a los desafíos de menos precios del petróleo y de un sector agrícola con gran potencial.

Cifras entregadas por la Cámara de Comercio Colombo Americana (AmCham) evidencian que este tratado ha facilitado que “aumenten en 16% el número de empresas exportadoras, que tengamos 294 nuevos productos exportados a Estados Unidos y que ingresen a ese país, con cero arancel, 10.500 partidas arancelarias frente a 5.520 que tenían acceso con la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas y Erradicación de la Droga (Atpdea)”.

Al observar un poco más detalladas las cifras de exportaciones entre Colombia y Estados Unidos, en 2012 las exportaciones totales fueron US$21.979 millones; en 2013, US$18.458 millones; 2014, US$14.105 millones y en 2015 las exportaciones se ubicaron en US$9.853 millones. (Ver gráfico).

Las cifras demuestran un retroceso en el valor de las exportaciones, pero que responden a la crisis petrolera (2014-2015), reduciendo a la mitad las exportaciones petroleras.

Desde 2015, según cifras de AmCham “las exportaciones de Colombia a EE.UU. han crecido 14,6% alcanzando cifras por US$11.290 millones y consolidándose como el principal destino de las ventas de Colombia con 28,6% de participación, y también presentó un crecimiento de 5,8% al compararlo con 2018 cuando fueron de US$10.674,2 millones”.

Los beneficios de este acuerdo

Dentro de los principales beneficios de haber firmado este acuerdo comercial bilateral, según manifestó el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, está el que “con este mecanismo es que se consolidaron las preferencias arancelarias que tenía Colombia con el acuerdo de preferencias arancelarias, Atpdea. Ya no hay que ir cada año a renovar esas preferencias, sino que el TLC trajo estabilidad en las reglas del juego en materia arancelaria”.

Otro de los hitos que rescatan los expertos del tratado firmado en su momento por los jefes de gobierno de Colombia y Estados Unidos, Juan Manuel Santos y Barack Obama, es que el sector no minero energético ha aumentado su participación, mientras en 2012, estas exportaciones a EE.UU. representaban 16% de las ventas totales, para 2019 su participación fue de un 43,2% sobre el total, impulsándose los productos con valor agregado o con tecnología media, detalló AmCham.

María Claudia Lacouture, directora de AmCham Colombia, considera que “la principal lección en materia comercial con Estados Unidos es que aprendimos la importancia de tener reglas claras, a diversificar y a entender ese mercado más sobre los conceptos de competitividad que de favorabilidad. Colombia había madurado y ya estaba en condiciones de tener un acuerdo comercial bilateral que nos tratara de igual a igual y no estar sujetos a circunstancias coyunturales. Un acuerdo comercial que ha dado reglas claras y estables para los negocios, eliminando la incertidumbre ante la posibilidad o no de la extensión de unas preferencias arancelarias unilaterales que teníamos antes del TLC”.

El Mincomercio, también afirma que este TLC ha dado oportunidad a que diferentes productos pudieran iniciar un proceso de exportación al país que está a la espera de elecciones presidenciales. Según el jefe de cartera, José Manuel Restrepo, en 2019 “se vendieron 564 bienes que en 2011, un año antes de entrada en vigencia del acuerdo, no se vendían a ese mercado”.

LOS CONTRASTES

  • María Claudia LacoutureDirectora de AmCham Colombia

    “La principal lección en materia comercial con Estados Unidos es que aprendimos la importancia de tener reglas claras y a diversificar”.

  • Julián ArévaloDecano de Economía Unv. Externado

    “Se necesitan voces que defiendan el espíritu liberal y muestren las bondades que el comercio y los esfuerzos de cooperación internacional traen en varios ámbitos”.

  • Pedro Nel Valbuenadocente de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad El Bosque, economista y PhD en Estudios Sociales

    “Hay un marco de oportunidades, como la desgravación de cerca de 1.000 productos agrícolas y bienes industriales que serán desgravados el próximo año”.

Más allá de los productos que se intercambian entre los países, el empuje en el mercado laboral también ha sido uno de los beneficios. “Estados Unidos es el principal inversionista extranjero en el país, sus 450 empresas con operación en Colombia han creado más de 100.000 empleos formales en al menos 15 sectores de la economía generando además transferencia de tecnología y conocimiento. Es importante que se mantenga una relación estable con nuestro principal socio comercial y especialmente en esta fase de reactivación económica en donde el comercio exterior jugará un papel esencial”, puntualizó Lacouture.

Los principales desafíos

Aunque se han tenido diferentes oportunidades positivas en el tema comercial gracias al TLC, aún se puede aprovechar más. Esto lo afirmó el exembajador de Estados Unidos en Colombia, Kevin Whitaker, al explicar que se debe “avanzar en el aprovechamiento de productos como el aguacate hass que representa una gran oportunidad para Colombia, tal como lo hizo Perú con la alcachofa, donde pasó de cero a registrar ventas de hasta US$60 millones”.

Pedro Nel Valbuena, docente de la Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas de la Universidad El Bosque, manifestó que “hay un marco de oportunidades, como la desgravación de cerca de 1.000 productos agrícolas y bienes industriales que serán desgravados en 2021. La renegociación puede llevar a presionar el anticipo de desgravación a productos estratégicos para la economía colombiana como el pollo, la leche y el arroz. Cabe resaltar que el giro de la economía norteamericana hacia el proteccionismo puede crear aumento de gravámenes”.

Julián Arévalo, decano de Economía de la Universidad Externado, agregó que lo que falta en este caso es un “acompañamiento al productor nacional y el cumplimiento en las barreras no arancelarias, la documentación que nuestros productores deben diligenciar y la preparación para satisfacer los estándares internacionales”.

Además, concluyó que “se necesitan voces que defiendan el espíritu liberal y muestren las bondades que el comercio y los esfuerzos de cooperación internacional”. Las expectativas están puestas en quien será el nuevo presidente para mantener las relaciones comerciales.

Los productos que han tenido crecimiento

Según cifras entregadas por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, hay nuevos bienes que descatan en estos ocho años de vigencia del TLC entre Estados Unidos y Colombia. Según la cartera, uno de esos son los transformadores eléctricos que “de no exportar nada en 2011 (un año antes del TLC), en 2019 vendió a ese destino US$8,2 millones. También están las napas tramadas para neumáticos que el año pasado exportó a ese mercado US$6,6 millones; vidrieras aislantes que exportó US$1,5 millones; filetes de trucha se exportaron el año pasado US$4,8 millones y aguacates que alcanzaron los US$3,5 millones en exportaciones”.