lunes, 26 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

La cadena estadounidense Starbucks abrirá su primera tienda en Bogotá a mediados del próximo año de la mano de dos socios con los que la compañía ha tenido una relación de largo plazo en Latinoamérica: el operador de restaurantes Alsea y la compañía de alimentos Nutresa, una alianza que promete sacudir el mercado local a punta de café colombiano y experiencia.

Aunque la firma compra café de Colombia desde su fundación en 1971, para su entrada a un mercado que han calificado como “importante y creciente”, el 100% del grano, tanto empacado como preparado, que se venda en el país será tostado en territorio nacional por Colcafé, subsidiaria del Grupo Nutresa. La relación entre estas dos firmas data desde 2008, año en el que la colombiana empezó a tostar café para Starbucks.

Carlos Enrique Piedrahita, presidente de Nutresa, destacó que la cadena estadounidense le ha comprado café a Colombia como una estrategia para consolidar su clientela.

De hecho, “hoy importa más café que nunca con más de medio millón de sacos” dijo Piedrahita, quien espera que con la llegada de la cadena al país la cifra aumente considerablemente.

“Tostar café en otro país sería un irrespeto con el consumidor colombiano”, aseguró Howard Schultz, presidente de Starbucks, quien agregó que “en el futuro estaremos comprando más café colombiano a pesar de que hoy somos el más grande exportador de este producto”.

Schultz aseguró que llegar al mercado de la mano de Alsea y Nutresa es tener de su parte al “dream team” ya que la marca Colcafé tiene todo el conocimiento de la dinámica local y una presencia decisiva en otros países de Latinoamérica y el Caribe. Además exporta a Corea del Sur y China.

Por su parte, Alsea, que opera más de 1.700 restaurantes en México, Brasil, Colombia Argentina y Chile, acompañará también la incursión de Starbucks. De hecho, en la región esta firma opera 500 tiendas de la marca.

Los planes para Colombia contemplan alcanzar unos seis puntos más al finalizar su primer año y la meta a 2018 es tener unos 50 puntos en todo el país.

Ello implica una inversión de entre US$400.000 y US$500.000 por tienda. También se emplearían en promedio 15 personas por cada local comercial.

Eso sí, la firma dejó muy claro que con su llegada a Colombia no pretende quitarle clientes a sus competidores ni sacar a otras cadenas del mercado.

Howard Schultz, se refirió específicamente a Juan Valdez al asegurar que “reconocemos con humildad su larga trayectoria”. Además, dijo que se ganarán un espacio entre los clientes “con calidad y experiencia, no con ofertas o precios bajos, incluso es bastante probable que nuestros precios sean ligeramente más altos que los de nuestros competidores”.

De hecho, el vocero celebró que la firma ayuda a que se incremente el consumo de café per cápita a los países donde abren sucursales. “Esperamos que acá también se eleve la categoría de café y las demás tiendas puedan tener éxito”.

¿Contra quién compite?
Los competidores nacionales más fuertes de la compañía americana son Juan Valdez y Oma. La multilatina colombiana cuenta con 163 tiendas en el país y la segunda con 212 puntos de venta, de los cuales 197 son barras de café y 15 son restaurantes.

Juan Valdez, tiene presencia en 8 países: Estados Unidos, Panamá, Ecuador, Perú, Chile, México, Aruba y Colombia. Tiene 219 tiendas de las cuales 56 se encuentran en el exterior.

La marca de café cerró 2012 con ingresos operacionales de $119.566 millones, lo que le representó un aumento de 15% con relación a 2011. Las tiendas en el país constituyen 76% de sus ingresos totales, lo que equivale a $90.441 millones.

Oma es el líder en tiendas del país ya que está concentrada a nivel nacional, además de ofrecer dos tipos de experiencia: restaurantes y barras de café. Para mediados de 2012 la marca registró ventas anuales en servicios de comida en Colombia superiores a US$10.000 millones, y el de café empacado, cuyos ingresos al año ascienden a más de US$500 millones.

La cadena estadounidense no solo se enfrenta a competencia nacional, también competirá con la compañía multinacional costarricense Café Britt, que también tiene despliegue en 10 países y cuenta con más de 90 tiendas.

Starbucks también llegará a impactar el mercado emergente de tiendas y experiencia de café con la unión de la marca de café colombiana Amor Perfecto y la panadería Pan Pa’ Ya!, para comercializar el café colombiano en las 39 tiendas de la cadena.

Apoyo a pequeños caficultores en todo el país
La cadena estadounidense anunció una alianza público privada junto con la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) con la cual esperan aportar al desarrollo rural mediante el aumento de las cosechas de café y la calidad de vida de 25.000 pequeños caficultores de Antioquia, Tolima, Huila y Cauca. El convenio consiste en una contribución de US$1,5 millones de cada parte durante tres años para prestar asistencia técnica, capacitación tecnológica y crear oportunidades de mercado a los cafeteros a través de un centro de capacitación en Manizales que busca como fin último que los agricultores puedan acceder a compradores globales.

Las opiniones

Carlos Enrique Piedrahita
Presidente de Nutresa

“El café de la cadena no solo será colombiano, sino que será industrializado en Colombia y no es común que Starbucks delegue productores locales”.

Alberto Torrado
Presidente de Alsea

“Tenemos mucho interés en invertir, crear fuentes de empleo y hacer que el café colombiano tenga una presencia muy importante”.