Los ingresos de las compañías de comercio tuvieron un incremento de 31,7%, pero las ganancias en este sector se redujeron 30,2%, según la Supersociedades

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

La Superintendencia de Sociedades, en cabeza de Juan Pablo Liévano, presentó los resultados del ‘Informe de Propósito Especial’ en el que develó que a nivel general los ingresos de las compañías aumentaron 16,4% durante el primer semestre, al comparar el mismo periodo de 2019, pero las ganancias se redujeron 67,7%.

El único sector que presentó crecimiento en sus ingresos operacionales durante el primer semestre fue el comercio, con 31,7% frente a junio de 2019. Esto, debido a la rápida adaptación para cambiar su actividad económica y apalancarse en las ventas digitales, según explicó el Superintendente.

Minería, por su parte, fue el sector con la mayor contracción en facturación con -35,2%; seguido por servicios con -16,1% menos; manufactura con una reducción de 11,5%; agricultura con -10,9% y construcción con una baja de -7,9%.

Esta cifra refleja la contracción de ganancias que tuvieron todos los sectores, siendo manufactura la que mayor contracción presentó con 71,2%, seguido por servicios que redujo 35,2% y comercio, que fue la que mejores resultados tuvo con una contracción de 30,2%.

LOS CONTRASTES

  • David Ibáñez ParraCoordinador estudios económicos y financieros Supersociedades

    “Las ganancias se han reducido porque han tenido que invertir en protocolos de bioseguridad que les permita continuar operando”.

  • Juan Pablo LiévanoSuperintendente de Sociedades

    “Durante el primer semestre, el endeudamiento pasó de 44,51% el año pasado a 45,73%, pues la crisis ha hecho que las empresas necesiten más recursos”.

Los otros tres sectores presentaron pérdidas en sus resultados. La que mayor perjuicio tuvo fue agricultura que redujo su beneficio en 147,4%, seguida por construcción que perdió 220,6% y minería, con 130% en pérdidas.

David Ibáñez Parra, coordinador grupo de estudios económicos y financieros de la Supersociedades, explicó que “las ganancias se han reducido porque las empresas han tenido que invertir de más en protocolos de bioseguridad que les permita continuar operando”.

Si bien todas las empresas se han tenido un gran impacto por la pandemia, “las empresas medianas y pequeñas no se han podido adaptar a la misma velocidad que las grandes, por lo cual sus ingresos se han visto reducidos”, afirmó Liévano.

Mientras las compañías grandes aumentaron sus ingresos operacionales 21,1%, las empresas mediadas los redujeron 13,4%, además, las pequeñas y medianas, que fueron las más afectadas, tuvieron una contracción de 23,3% en facturación del primer semestre frente al del año pasado.

Ahora bien, desde un panorama general, las pequeñas y microempresas presentaron un crecimiento de 9,1% en sus ganancias, las empresas grandes las redujeron 59,7% y las medianas perdieron 166,9%.

Estos resultados negativos han llevado a que las compañías tengan que aumentar su nivel de endeudamiento, que pasó de 44,51% en 2019 a 45,73% en el primer semestre de este año. El superintendente también aseguró que “la crisis ha llevado que las empresas aumenten sus pasivos y disminuyan sus patrimonios, generando una mayor vulnerabilidad, situación que es más notable en los sectores de comercio, servicios y manufacturas”, y agregó que “vimos que las empresas pequeñas tienen una mayor debilidad patrimonial”.

Finalmente, a nivel regional, las empresas de Bogotá (+24,4%) fueron las únicas que tuvieron crecimiento en sus ingresos, mientras que las de la Costa Atlántica (-19,8%) y Antioquia (-16,4%) fueron las que mayores reducciones en su facturación. Solo en la región Centro-Oriente aumentaron las ganancias.