.
EMPRESAS Los 7 retos que se deben superar para poder masificar localmente los autos eléctricos
sábado, 4 de octubre de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co

Los autos eléctricos le interesan hasta al presidente Juan Manuel Santos, quien en enero de este año dijo: “voy a dar instrucciones para que la compra de los vehículos del Estado se dirija hacia vehículos eléctricos”.

Pero se necesita más que la intención presidencial para poder masificar una tecnología vehicular que requiere subsidios, capacitación técnica y hasta piso jurídico.

Al cierre de 2013, en Colombia rodaban 180 automóviles con motor eléctrico, según datos del Programa de Transformación Productiva (PTP), de los cuales muy pocos están en manos de particulares. El grueso de estas unidades es propiedad de empresas u organismos, como Nutresa, TCC o Metrovivienda, los cuales integran la modesta lista de los interesados en hacer proyectos piloto.

Otro dato que muestra lo incipiente de este mercado es que del total de vehículos que se impulsan con electricidad, 93,5% son bicicletas, mientras que los carros no alcanzan a ser 5%.

El Salón del Automóvil este año estará inundado de modelos eléctricos, como el que presentará BYD, con el híbrido Qin; o BMW, con el i3; y aunque eso es una muestra de la importancia del mercado colombiano, la reflexión que debe hacerse es: ¿qué se debe hacer para que estos vehículos estén en una casa? A continuación, exponemos siete razones.

Fijar el marco regulatorio
Más allá de algunos decretos que fijan cupos de importación (750) con cero arancel para vehículos eléctricos (decreto 2909 de 2013), no existe un marco regulatorio que defina las reglas de importación, nacionalización y funcionamiento de los vehículos con motores eléctricos. “No existe un régimen jurídico único que regule de manera específica los temas relevantes de las actividades vinculadas con los VE (vehículos eléctricos). Se han adoptado normas que pueden enmarcarse desde la perspectiva ambiental, tributaria, aduanera, transporte público y eficiencia energética, pero no configuran un marco normativo estructurado. Desde el Programa de Transformación Productiva (PTP) hicimos un trabajo de consultoría para presentarle al Gobierno una propuesta de marco regulatorio y eso se hará antes de finalizar el año”, dijo Daniel Colmenares, gerente del área de Vehículos y Autopartes del PTP.

Tener Subsidios para la compra
En Estados Unidos y Europa la movilidad eléctrica inició su camino gracias a los subsidios. Hace cuatro años, por ejemplo, cuando se inició la venta del Nissan Leaf en EE.UU. a un precio promedio de US$25.000 (más de $50 millones), el Estado ofrecía un subsidio de al menos US$10.000 ($20 millones).

“El Gobierno debe reflexionar qué tan beneficioso es para el Estado asumir un gasto para impulsar una movilidad de transporte alternativo. Por más que ayude a contaminar menos, no creo que el país esté preparado para asumir esos gastos”, precisó un empresario vinculado al sector automotor que pidió no ser identificado.

Fijar el modelo de negocio
Como no existe un marco regulatorio establecido, tampoco hay un modelo de negocio puntual que permita identificar factores clave en la masificación de los VE, como por ejemplo, las tarifas por cada recarga. “Uno de los problemas con el tema de los autos eléctricos es que no se ha logrado establecer cómo lograr el retorno de la inversión hecha en las estaciones de recarga y eso, a su vez, impide fijar el precio al público por cada recarga”, comentó Pedro Mejía, presidente de Praco-Didacol.

Lo que se sabe hasta ahora, gracias a la experiencia de los taxis eléctricos de BYD, es que la energía eléctrica tiene un costo de entre $105 y $110 por kilómetro recorrido, mientras que en un carro a gasolina es de $210.

Aunque no hay nada oficial, empresas como Codensa han hecho ejercicios para definir cuánto podría ser el gasto de funcionamiento de un carro eléctrico. LR tuvo acceso a esos estudios y se indicó que mientras un auto a gasolina necesita $25.500 para recorrer 150 kilómetros y uno a gas invierte $13.000; en uno eléctrico ese mismo monto es de $8.400.

Establecer Beneficios tributarios
Por ser una tecnología de última generación, y además costosa, las marcas de carros han manifestado que la incursión de este tipo de vehículos en el país, de los que no se puede asegurar una venta masiva, debería tener beneficios tributarios. Parte de la propuesta que se le hará al Gobierno para fijar el marco regulatorio es que se desvincule tributos como el IVA y el Impuesto al Consumo a la importación de los VE.

Generar capacitación técnica
Supongamos que los VE se masifican y que el Estado ofrece los subsidios necesarios. Esto sería apenas un paso, porque con los autos en circulación se necesitan mecánicos para este tipo de motores. “Debe haber una red de técnicos especializados en este tipo de motores, así como identificar el tema de los beneficios que va a tener un cliente con un auto de este tipo. Eso aún no está muy claro”, dijo Antonio Muñoz de Verger, director de Volvo Cars, cuando presentó el V60 Plug-in Hybrid en mayo de este año.

Crear plan para las baterías
Otro de los problemas que se generan después de la venta de los VE está relacionada con las baterías, las cuales no solo son costosas, sino además contaminantes si no se desechan de la forma adecuada. Si bien hay organismos como Cesvi Colombia, que tiene programas de disposición de residuos y partes de vehículos; no existe un plan establecido para tratar los metales que contienen las baterías para este tipo de carros.

Ampliar infraestructura
En Bogotá hay tres puntos de recarga y según Codensa esos son suficientes para la demanda que hay en la capital (cerca de 50 VE). No obstante, las marcas aseguran que el hecho de que no se vea una red montada y consolidada, genera temor y duda en los compradores de vehículos.

Entre precios y recargas domiciliarias
Pocos son los datos oficiales o exactos que se tienen sobre movilidad eléctrica y uno de ellos son los precios de estos vehículos. Aunque no es oficial, un VE en Colombia puede tener un piso de $100 millones. Lo segundo que conoció LR, extraoficialmente, es la modalidad de recarga domiciliaria que solicitan los propietarios de estos carros. Firmas como Codensa están haciendo adaptaciones en los hogares para que las personas puedan enchufar sus vehículos en el garaje de la casa. Dependiendo del caso (si el vehículo viene con el cargador o no), el precio de esta instalación inicia en $2 millones.

Las opiniones

Daniel Colmenares
Gerente del sector vehículos y autopartes del ptp

“Lo que buscamos desde el PTP no es solo que se importe tecnología eléctrica, sino que también se desarrollen en Colombia proyectos vinculados a este tema”.

Pedro Mejía
Presidente de Praco-Didacol

“Uno de los problemas con el tema de autos eléctricos es que no se ha logrado establecer cómo lograr el retorno de la inversión hecha en las estaciones de recarga”.

MÁS DE EMPRESAS

Industria 22/06/2021 Pat Primo, Carmel y Punto Blanco, las marcas que lideran en ventas de confecciones

Las empresas de este negocio movieron más de $7,2 billones en 2020 lo que representó cerca de 8,6% del PIB Industrial nacional

Energía 22/06/2021 GEB será dueño de 42,5% de la nueva Enel Colombia tras acuerdo con Enel Américas

GEB y Enel Américas llegaron a un acuerdo que redefinirá la participación en Emgesa y Codensa, el cual será presentado en Asamblea de Accionistas el 28 de junio

Tecnología 21/06/2021 Encuesta de Linio reveló que consumidores esperan gastar en cyberlunes más de $100.000

De acuerdo con la plataforma, más de 60% de los encuestados afirmó que planea comprar algún producto en esta jornada de descuentos

MÁS EMPRESAS