.
EMPRESAS Líos familiares que enredan el negocio de grandes empresas
sábado, 11 de mayo de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

Aunque comúnmente se cree que las terceras generaciones de las firmas familiares cargan una maldición pues los negocios tienden a morir cuando llegan a sus manos, varios casos en Colombia demuestran que en este tipo de empresas toda clase de problemas pueden ocurrir desde el primer linaje por lo que muchas están condenadas a la desaparición.

Y es que según los expertos, es en la conformación de la compañía cuando se cometen errores graves que pueden redundar en grandes conflictos en el futuro. Es por esa razón, que cuando se realiza el traspaso de primera a segunda generación, tan solo el 30% de las empresas de este tipo siguen siendo dirigidas por algún miembro de la familia fundadora, mientras que el 15% de ellas logra sobrevivir en el camino hacia la tercera generación.

De acuerdo con Gonzalo Gómez, director del área de empresa familiar y profesor del área de política de empresa en Inalde Business School - Universidad de La Sabana, los líos que se presentan en compañías de este tipo desde su origen se relacionan principalmente con la ausencia de una estructura de gobierno corporativo. Esto significa que las compañías no dejan las bases para que sus sucesores se encarguen de ellas en el futuro y esto, según Gómez, provoca que tan solo el 20% de las firmas de tipo familiar puedan pasar de la primera generación.

Negocios familiares en líos

Leonisa, una de las empresas de confecciones insignia de la industria local, llegó al final de un largo desacuerdo en el año 2005, cuando las familias Urrea Jiménez y Urrea Arbeláez, herederas de los hermanos Joaquín y Julio Ernesto Urrea, fundadores de Leonisa, decidieron la salida de las hermanas Urrea Jiménez del negocio, tras una venta de su participación en dicha compañía. Con esta operación, la empresa quedó en manos de una sola familia tras un año de conflictos que se desataron por la distribución de las utilidades de 2003, pues las hermanas Urrea Jiménez querían reinvertirlas en la empresa, mientras que la familia de sus primos consideraba que se debían repartir para invertirlas en otros negocios.

Recientemente, hemos visto que algunas de las empresas más importantes del país tienen serios problemas en la segunda generación. Ese fue el caso de Harinera del Valle, fábrica de alimentos que cuenta con más de 41 marcas, entre las que se encuentran Pastas la Muñeca, Harina de Trigo Haz de Oros, Doña Arepa, San Remo y Canola Life.

Su presidente por más de 40 años, Carlos Arcesio Paz se vio obligado a renunciar cuando la Junta Directiva de la compañía, integrada por sus hermanos Luz Marina Paz y Fernando Paz “empezaron a obstruir mi gestión de manera grave, reiterada e injustificada, hasta que se hiciera insostenible la situación”, afirmó en días pasados a LR el expresidente de la Harinera del Valle.

En el sector farmacéutico, Lafrancol, tradicional firma familiar colombiana, creada a inicios del siglo pasado, y quien tiene marcas como Eroxim, Sevedol, Soy Plus , Soñax y Finigas, se ha visto últimamente afectada tras su venta a la chilena Corporación Farmacéutica Recalcine.

La empresaria colombiana Esther Ventura, quien era propietaria de la empresa, será citada por la Fiscalía a interrogatorio para que explique la venta de la compañía. Esto, debido a que sus primos aseguran que Ventura dejó de pagarles los dividendos durante varios años y ocultó las cifras reales del negocio.

Este panorama muestra que las empresas tienen que afrontar grandes conflictos desde su nacimiento.

Sin embargo, según Carlos Rodríguez, experto en empresas, esto no significa el fin de las mismas. La razón por la cual se cree que existe una maldición cuando la tercera generación toma las riendas es que estos nuevos dirigentes, a diferencia de los que pertenecían a las dos anteriores, no han crecido con la compañía, “por lo que no conocen cuál es su dinámica, cómo opera y cuáles son sus valores, sino que llegan como entrarían a trabajar a cualquier otra empresa”.

Este compromiso de las primeras generaciones con la compañía familiar explica por qué razón el modelo es tan efectivo. Según Gonzalo Gómez, la rentabilidad de las firmas de tipo familiar es 15% superior a otro tipo de compañías porque sus dirigentes se preocupan “por redistribuir las ganancias en el negocio de forma inteligente, por hacerlo crecer y no malgastar el dinero que se tiene”.

Sin embargo, Gómez señaló que uno de los problemas que presentan es la “divisibilidad de la propiedad, que puede acabar fácilmente con una compañía que lleva muchos años en el mercado”. Además, las empresas, generalmente, no tienen organizado un protocolo de sucesión en el que se haga la transferencia de mando, por lo que cuando llegan las nuevas cabezas, estas “no saben cuáles son los aspectos realmente importantes de la compañía, sino que intentan introducir sus nuevas ideas”.

Francisco Cubillos, director del programa de Administración de Empresas de la Universidad del Rosario, aseguró que empresas de tipo familiar como Carvajal, Seguros Bolívar e Industrias Ramo se han fortalecido a través del tiempo y del cambio generacional porque han logrado construir un protocolo de empresa y de familia, separando la relación familiar y la del gobierno corporativo.

Además de estas firmas, Rodríguez destacó la gestión realizada por Arturo Calle, Sarmiento Angulo, el Grupo Santo Domingo, el Grupo Ardila Lülle y el Sindicato Antioqueño, que “muestran que el sistema familiar es uno de los más efectivos, pues las grandes organizaciones del país se rigen a través de él”.

Los principales problemas de las firmas
De acuerdo con un estudio realizado por Inalde Business School- Universidad de La Sabana, las mayores dificultades de estas compañías son la falta de definición de sistemas de comunicación familiar, la inexistencia de claridad en la definición de responsables para cada tarea y la ausencia de determinación sobre la remuneración de los responsables. Los expertos también afirmaron que una de las causas por las que las empresas familiares empiezan a minarse desde su constitución es que no vinculan a personas externas en la dirección, que aseguren que el poder no se concentre en unas solas manos.

Las opiniones

Carlos Rodríguez
Experto en empresas

“El modelo empresarial familiar es muy efectivo, las grandes organizaciones del país como el Grupo Santo Domingo o el Grupo Ardila Lülle son ejemplo de ello”.

Gonzalo Gómez Betancourt
Doctor en empresas familiares

“A nivel mundial, las empresas familiares son 15% más rentables, eso si se sabe gestionar a la familia, el compromiso y el arraigo que se tiene al negocio”.

Francisco Cubillos
Director programa administración de empresas Universidad del Rosario

“La razón principal por la que las firmas familiares logran sobrevivir varias generaciones es que definen un protocolo de familia y de empresa separados”.

MÁS DE EMPRESAS

Energía 11/06/2021 Hitachi lanza transformadores para planta de generación de energía eólica offshore

El portafolio de transformadores se instalará en subestaciones flotantes en alta mar y aerogeneradores flotantes en aguas profundas

Comercio 11/06/2021 Fenalco reportó que las ventas de 19% de los comerciantes bajaron en el mes de mayo

El presidente de Fenalco, Jaime Alberto Cabal, hizo un llamado a levantar los bloqueos para empezar la reactivación económica

Industria 10/06/2021 Consejo Gremial crea Comité de Reactivación para liderar la recuperación empresarial

Este Comité se enfocará en políticas y programas de formación para el trabajo, acordes con las necesidades del sector productivo

MÁS EMPRESAS