.
EMPRESAS La empresa que viste a ETB, Lafrancol y Javeriana inició con $100 de capital
martes, 16 de julio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Camilo Giraldo Gallo - cgiraldo@larepublica.com.co

Una empresa que hoy vende casi 60% de las prendas que produce al sector corporativo con clientes como la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá, Lafrancol y la Universidad Javeriana, empezó su historia hace 55 años con un capital de $100, que además se perdieron.

Creaciones Mercy, que hoy es gerenciada por uno de los hijos de los fundadores, el año pasado vendió cerca de $4.000 millones y espera que esa cifra para este año suba más de 20%.

La historia empezó en el barrio Veraguas en el sur de Bogotá, cuando Luis José León, técnico mecánico de Cementos Samper, empezó a buscar una entrada extra para sostener a su esposa y cinco hijos (además de los dos que llegaron años después). Por eso le dio a su mujer, Elvira Rodríguez, un capital de $100 para que comprara telas y confeccionara algunos vestidos. Aunque los primeros intentos no fueron exitosos, Luis José la animó para que siguiera y, con la asesoría de su madrina de matrimonio, confeccionó un vestido para un bautizo que quedó tan bien hecho que los dueños de La moda infantil, un almacén en la carrera séptima, le encargó una docena de ellos. Así fueron aprendiendo el negocio y tecnificándose. Luego empezaron a distribuir a otros almacenes y a diversificar su portafolio.

“Un año después me fui a trabajar a General Electric y tres más tarde renuncié para dedicarme de lleno a la fábrica. A partir de ahí el negocio empezó a crecer como espuma: yo manejaba la parte administrativa y Elvira la parte creativa. Siempre fue muy original en sus diseños”, recuerda Luis José.

El crecimiento de la planta
Una de las primeras inversiones grandes que hizo Creaciones Mercy fue en 14 máquinas de coser que le compró al dueño de almacenes Only, empresa que en esa época también fabricaba ropa pero que decidió dedicarse solo a comercializarla. Las marcas de las máquinas eran las clásicas Singer y Pfaff.

Tras unos años, gracias a la recomendación de los dueños del almacén El mantón de Sevilla, que también estaba ubicado en la carrera séptima, empezaron a comprar las telas directamente a importadores, con lo que lograron reducir los costos de producción de la empresa.

“Yo llevaba las cuentas del negocio en una libreta negra que hoy en día conservo. Ahí ponía lo que me costaban las producciones, las deudas que tenía, las ventas que hacía cada año, y anotaciones sobre los planes”, señala León mientras hojea un viejo pero bien cuidado cuadernillo negro, lleno de cifras escritas en lápiz y con espacios vacíos hasta el 2030: los balances financieros de los primeros años de esta empresa.

Quince años después de tener la planta de producción en su casa de Veraguas, los esposos León encontraron unas bodegas en el barrio Entre Ríos que ofreció Pedro Gómez, y decidieron comprarlas en $800.000. Es allí donde actualmente funciona la planta de producción y de la que se benefician 85 empleados.

El negocio hoy en día
Desde hace más de dos años la familia empezó su proceso de transición dentro de la empresa. Sus hijos conformaron la junta directiva y nombraron a uno de ellos, Wilson, como el gerente general. Los demás herederos intervienen en las decisiones estratégicas que se toman. Además quisieron involucrar en el negocio a la tercera generación, por lo que los nietos de los fundadores son los suplentes de sus padres en la mesa directiva.

“Mis padres decidieron retirarse en buen momento, descansar como se lo merecen. Nos delegaron la responsabilidad, pero ellos siguen siendo cabezas visibles y fundadores de la empresa”, afirma Wilson.

El negocio hoy tiene dos grandes divisiones: el corporativo y el boutique. En el primero hacen las prendas de dotaciones de organizaciones como ETB, el Hospital Militar, el Banco de la República, la Alcaldía de Bogotá y Lafrancol, entre otras. El otro negocio cuenta con distribuidores a nivel nacional, en Centroamérica y el Caribe, y en Ecuador.

Hoy la planta está en un proceso de modernización, con la que busca aumentar la producción y aprovechar las oportunidades comerciales de los TLC que ha firmado el país. En este se han invertido cerca de $130 millones, en la reconversión de la maquinaria, y se comprarán otros aparatos hasta llegar a los $250 millones de inversión.

El secreto de una empresa de medio siglo
Luis José León, quien junto con su esposa Elvira Rodríguez de León fundó hace 55 años Creaciones Mercy, reveló cuál fue el secreto para que su empresa creciera, llegara a tener ventas millonarias y hoy en día perdure: trabajar sin descanso y ser buena paga. “El principio que yo tenía era que en diciembre cancelaba todas mis deudas, así no se me cumplieran yo las pagaba. El principio era no deberle a nadie, ser honesto, crear fama de buen pagador y eso lo he conservado toda la vida. Hoy en día en diciembre pagamos lo que se pueda”, relató Luis José.

La opinión

Wilson León Rodríguez
Gerente General de Creaciones Mercy

“Mis padres decidieron retirarse, descansar como se lo merecen. Nos delegaron la responsabilidad, pero ellos siguen siendo cabezas visibles”.

MÁS DE EMPRESAS

Tecnología 03/08/2021 Six Art Media le apunta a reactivar el turismo con herramientas de marketing digital

La compañía ha llegado a más de 100 empresas con su portafolio de servicios y destaca el uso de plataformas como Facebook e Instagram

Tecnología 02/08/2021 La compañía Red5G reportó un incremento de casi 300% en sus ventas del último año

Con cinco años en el mercado local, Red5G ha consolidado un portafolio de clientes compuesto por cerca de 30 compañías

Automotor 02/08/2021 Se recupera la venta de vehículos nuevos, solo en julio se vendieron 23.130 unidades

La venta de carros con cero kilómetros creció 59,7% frente al mismo mes del año inmediatamente anterior

MÁS EMPRESAS