A pesar de ser empresas totalmente independientes, la compañía es de los hermanos Efromovich, también accionistas de Avianca Holdings

Laura Fernanda Bolaños R. - lbolaños@larepublica.com.co

Una nube negra nuevamente se posa sobre el escenario de las aerolíneas en Latinoamérica y es que, lejos de ser esperanzador, la afectación económica ocasionada por el covid-19 parece no tener una pronta recuperación. Avianca ha sido una de las entidades que ha estado en boca del mundo como consecuencia de sus pérdidas por la crisis, y Avianca Holdings nuevamente recibe un golpe al conocerse que Avianca Brasil pidió ser declarada en banca rota.

Según dieron a conocer medios brasileros, la compañía que tiene como razón social el nombre de OceanAir hizo la petición a la justicia de Brasil por segunda vez, cuando en 2018  pidió acogerse "a la ley de bancarrotas y no conseguir la recuperación judicial". La compañía, que hace más de un año dejó de volar oficialmente, estaba en proceso legal de recuperación judicial y de una renegociación de una deuda por más de US$504 millones que según Synergy ya no puede cumplir.

Pero ¿por qué esto podría significar un nuevo golpe para Avianca Holdings? Aunque Avianca Brasil es una entidad independiente de la entidad colombiana, la aerolínea es propiedad de del grupo brasileño Synergy Aerospace, accionista mayoritario de Avianca Holdings, y quien recordemos pertenece a los hermanos Efromovich. En Avianca Colombia, aunque la compañía ya no tenga el derecho al voto accionario, la realidad es que Synergy sigue en propiedad de las mismas a pesar de que United las hubiera tomado como garantía de un préstamo.

Recordemos que esta no es la primera crisis que Avianca tiene que atravesar, pues a inicios de mayo de este año Avianca Holdings dio a conocer que se acogería al Capítulo 11 del Código de bancarrota en Estados Unidos. En el panorama accionario, los dos accionistas mayoritarios de Avianca son BRW Aviation, con 51,53% (Germán Efromovich) y Kingsland Holdings Ltd, con 14,46% (Roberto Kriete).

El 12 de mayo, el mercado accionario tuvo una sacudida. Avianca informó que la Bolsa de Valores de Nueva York anunció que, como práctica habitual, suspendió la negociación de los American Depositary Shares, cada uno representando ocho Acciones Preferenciales ("ADS").

Esto, según dio a conocer la aerolínea en su momento, fue como resultado de la solicitud por parte de la compañía de petición voluntaria bajo el Capítulo 11 del Código de Bancarrota de los Estados Unidos, en el Tribunal de Quiebras para el Distrito Sur de Nueva York, el pasado 10 de mayo de 2020, como había establecido previamente La República.

La capitalización bursátil en el mercado de Estados Unidos tuvo una caída de más de US$2.000 millones en siete años, con un precio máximo de US$18,3 el 17 de enero de 2014 y un precio mínimo de US$0,83 el 3 de abril de 2020.

Respecto a esta situación que afecta a OceanAir, Avianca Holdings aclaró que "Oceanair es una compañía totalmente independiente de AVH, por lo que esta situación es ajena a AVH y sus subsidiarias.  La relación existente de AVH con Oceanair se limitaba a la autorización por contrato de uso de marca “Avianca Brasil” , mismo que terminó en agosto de 2019".

La firma también dio a conocer que, en el momento en el que se reanuden las operaciones de transporte aéreo, informará "sobre su oferta de conectividad desde y hacia Brasil, vía Bogotá, acorde con demanda que ese mercado registre"

Otro de los mercados en el que el nombre de Avianca se apagó fue Perú. Después de que Avianca Holdings se acogiera a la ley de bancarrota de Estados Unidos, la liquidación de la filial en Perú se confirmó. No obstante este decisión, en su momento la entidad aclaró que se cumplirían con las condiciones y reglas laborales de Perú.