Las aerolíneas Viva Air y Wingo también le solicitan al Gobierno ayuda para poder tener liquidez y enfrentar la crisis

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

Con el avance del covid-19 en el mundo, que ya suma más 3,5 millones de contagiados, también progresa la crisis de las aerolíneas. Ya son varios los gobiernos en el mundo que han decidido ayudarlas con créditos por cientos de miles de millones de dólares como fue el caso de Delta, KLM, American Airlines y Lufthansa, entre otras.

En Colombia, el escenario no es diferente. Y aunque la atención se ha centrado en las peticiones que ha hecho Avianca al Gobierno de Iván Duque, por ser la empresa aérea más grande del país, también hay otras, como las low cost, que están en conversaciones con funcionarios para recibir ayudas.

Si bien Viva Air y Wingo, las low cost, y EasyFly, no mueven la cantidad de pasajeros que Avianca, en los últimos años han decidido apostar por la conectividad de las regiones, por lo que sus directivos creen que también deben ser considerados para recibir apoyos.

Por ejemplo, Viva Air transportó el año pasado más de 4,2 millones de pasajeros y a finales de 2019 y principios de 2020 abrió varias rutas con Cali como eje principal. Félix Antelo, presidente de la empresa, expresó que han trabajado con los diferentes actores de la industria y con el Gobierno, en el diseño de mecanismos y propuestas que les permitan garantizar la sostenibilidad.

“En nuestro caso particular, y sobre esto es muy importante enfatizar, a diferencia de lo que pueda estar ocurriendo con otras aerolíneas en Colombia y el mundo, nosotros no estamos pidiendo ni requerimos subsidios o rescates financieros; lo que buscamos obtener es un préstamo puente con un plazo de tiempo razonable, que puede ser entre cinco y seis años, y un periodo de gracia de entre dos y tres años, dado que nuestro problema es únicamente de liquidez”, expresó Antelo.

El CEO de Viva Air indicó que el monto que buscan es bajo en comparación con otras aerolíneas que necesitan inyecciones de capital considerables y que no se ha puesto sobre la mesa propuestas diferentes, como la de que el Gobierno sea accionista. “Buscamos que la ayuda del Gobierno sea para todos los actores de la industria aérea, con sentido de proporcionalidad”, declaró.

Con respecto a si están listos para volar una vez se eliminen las restricciones, Antelo señaló que la operación se daría aproximadamente con 20% o 25% de la capacidad instalada.

El 5 de marzo de 2020, Carolina Cortizo, directora general de Wingo, habló con LR sobre el posible impacto que tendría el covid-19 en el mercado y señaló que habían bajado las reservas de tiquetes. Casi dos meses después, expresó que es la peor crisis jamás vista por el sector en su historia.

A fines de 2020, esperaban cerrar con seis nuevas rutas y pronosticaban un crecimiento de 36% en comparación con 2019. Igualmente, estaban en la negociación de un quinto avión. Estos planes se suspendieron o cancelaron debido a la situación y ahora se centran en buscar beneficios del Estado para sobrellevar el impacto.

Cortizo señaló que están en conversaciones con el Gobierno y dijo que la crisis va a seguir por mucho tiempo, por lo que más allá de acciones a corto plazo, se debe procurar dar alivios a largo plazo. La medida de reducir el IVA en los tiquetes de 19% a 5% le parece acertada, pues puede incentivar la demanda, que igualmente será baja por el temor de viajar. Sin embargo, señaló que las acciones deben ir dirigidas a disminuir los costos fijos como el no cobro de estacionamiento en el Aeropuerto El Dorado.

En cuanto a los préstamos que la aerolínea busca con el Gobierno Nacional, Wingo aseguró que se han tenido varios acercamientos con el mismo, pero que aún estima que es muy rápido para llegar a términos en las condiciones.
El economista José Antonio Ocampo, dijo en entrevista con La FM que el Gobierno debe implementar un programa para empresas estratégicas, es decir, con las que el país “no puede vivir”.

“Las empresas que sugiero ayudar son las aerolíneas y de servicios públicos. Si se acaba la aviación comercial, este país entra en colapso. Mi propuesta es que el Gobierno capitalice esas empresas”, expresó.

Según Peter Cerdá, vicepresidente regional para las Américas de la Iata, expresó en rueda de prensa virtual que el Gobierno y los Ministerios de Transporte y Hacienda han sido muy abiertos para mantener conversaciones. Con respecto a si ofrecerán paquetes de financiamiento o no a las aerolíneas, señaló que no tiene conocimiento, pero sí que ha mantenidos negociaciones con cada una de las empresas aéreas.

“Nuestra esperanza es que sí. Se deben realizar estos aportes y paquetes para asegurar el bienestar del sector”, expresó el vicepresidente regional para la Américas de la Iata.