Fitch resaltó la reducción de 175 puntos básicos que ha hecho el Emisor en su tasa de política monetaria, lo que la llevó a 2,50%

José González Bell - jgonzalez@larepublica.com.co

En su último informe, Fitch Ratings indicó que espera que la economía colombiana se contraiga al menos  6,9% en 2020 debido a las medidas del Gobierno para enfrentar la pandemia del covid-19, los precios más bajos del petróleo y una recesión global.

Entre tanto, la calificadora también estableció que el desempleo cerrará el año en 21%; cifra levemente inferior a la que el Dane reportó en mayo de 21,4%.

"Esto contribuirá al deterioro de la calidad de los activos materiales y afectará la rentabilidad de los bancos en el país en los próximos 12 o 24 meses. Sin embargo, las medidas prudenciales de las autoridades amortiguarán el impacto a corto plazo", agregó la calificadora.

Entre las medidas que resaltó, estuvo la reducción de 175 puntos básicos que ha hecho el Banco de la República en su tasa de política monetaria, lo que la llevó a 2,50%, así como las ayudas y alivios financieros que se han implementado desde hace varios meses.

Al 30 de junio, la Superintendencia Financiera y el Emisor han implementado más de 29 medidas prudenciales para ayudar a los prestatarios que están en mayor riesgo, fortalecen los sistemas de gestión de riesgos y aumentan la liquidez para economía.

Sobre la pasada disminución en la rebaja de la calificación explicaron que se sigue observando un deterioro fiscal que llegará en 2020 del 5% del PIB. "Esto es más amplio que el déficit de 4,5% que pronosticamos cuando bajamos la calificación de Colombia, principalmente porque hemos revisado nuestros pronósticos del PIB real luego de la reciente decisión del gobierno de extender el bloqueo nacional antes de una reapertura gradual en las próximas semanas", explicaron.

Al hablar de la estabilidad explicaron, que pese a que hay políticas prudentes y consistentes, preocupan las revisiones frecuentes de los objetivos fiscales y la dependencia de medidas extraordinarias. Es por esto, que estarán atentos al  marco fiscal de mediano plazo que dará una indicación de sus prioridades fiscales más allá de su respuesta inicial a la crisis.