• Agregue a sus temas de interés

Paula Delgado - pdelgado@larepublica.com.co

Más recursos en forma de créditos y una entidad con potencial para solventar la ampliación de la frontera agrícola que se propone el Gobierno serían los retos del nuevo presidente del Fondo para el Financiamiento del Sector Agropecuario (Finagro).

En entrevista con LR, Luis Eduardo Gómez, quien ocupó el cargo más alto en la entidad por más de tres años y ahora prepara su salida, hizo un balance de las oportunidades del sector.

¿Cómo ve el comportamiento del sector agro?
Atraviesa por un momento de mucho interés en la agenda nacional, en el órgano legislativo, en los presupuestos, en los diálogos. También hay un requerimiento de alimentos para suplir la demanda 2050 para lo cual la FAO advierte duplicar la oferta. Aquí el financiamiento es un indicador de la dinámica de la inversión pues veremos cómo se demandan cada vez más estos y otros instrumentos de apoyo.

¿Cómo cuáles instrumentos?
El Incentivo a la Capitalización Rural (ICR) ha sido particularmente importante para que el campo sea más competitivo, más productivo, para que haya mejoramiento genético en semillas y otras tecnologías que len da valor agregado a un producto.

Usted dijo en otra ocasión que los recursos eran escasos...
Este año nos dieron $230.000 millones y se acabaron en agosto. Es por esto que el ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, anunció que la cifra se va a duplicar para 2015, lo cual es un excelente mensaje para los productores, pues hay retos en prácticamente todos los sectores. Además, el ICR va enfocado fundamentalmente a apoyar a los pequeños y medianos productores, especialmente en cultivos de tardío rendimiento.

¿Qué transformación necesita Finagro con la ampliación de la frontera agrícola?
Se van a requerir más recursos para colocación de créditos. Finagro se financia de los títulos de desarrollo agropecuario que suscribe el sistema financiero, hacia adelante se están explorando fuentes diferentes, su propio financiamiento.

¿Cómo sería?
Finagro podría recibir recursos del público, capitalizar la cartera, emitir bonos, celebrar empréstitos a nivel nacional o internacional. Eso está planteado en el plan de trabajo de la entidad y trabajamos en ese sentido.

¿Qué tanto potencial le ve a esta actividad económica?
Colombia tiene un potencial agrícola muy grande con 114 millones de hectáreas, de las cuales 39 millones se ocupan en ganadería y apenas 5 millones en los cultivos agrícolas. Hay mucho espacio para la reconversión y eso muestra que el país tiene unas posibilidades muy grandes en materia de desarrollo agrícola. Dentro un concepto más elaborado se está trabajando en dar grandes pasos en infraestructura y hay que orientar esos esfuerzos en aquellos productos que son mas competitivos.

Según estudios son pocos los productores que hacen inversiones en maquinaria pero el Gobierno le apunta a su masificación. ¿La entidad estaría preparada para esto?
Finagro está preparado para el financiamiento. El problema es con el beneficio de ICR porque aunque sus recursos son importantes están limitados y a veces los productores quieren el subsidio, entonces no solicitan créditos.

¿Cuáles son sus planes futuros?
Primero descansar unos días y aprovechar las festividades de fin de año para hacer profundas reflexiones. Tengo propuestas para algunos proyectos privados.