El Concejo de Bogotá aprobó la hoja de ruta que tendrá la ciudad con un presupuesto total que asciende a $109 billones

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

Con 44 votos a favor y tan solo uno en contra, el Concejo de Bogotá aprobó en la noche de este domingo el Plan de Desarrollo Distrital 2020-2024. Se trata de una hoja de ruta compuesta por 158 artículos, que no solo prevén garantizar la reactivación social y económica tras el impacto del covid-19, sino además promover la movilidad sostenible, la infraestructura, la equidad y la educación.

Tras algunos ajustes presupuestales por el avance del virus, llama la atención que el Plan contempla la creación un ingreso mínimo garantizado para las familias más pobres de Bogotá. Ya sea través de transferencias monetarias, bonos canjeables, subsidios en especie o a los servicios públicos. La Alcaldía apuesta por mejorar la calidad de vida de los hogares más vulnerables con una ayuda económica adicional.

“El Plan de Desarrollo Distrital a manera de contexto se enfoca en la reactivación económica y social. Viene de dos partes de casi $53 billones para el económico y de $9 billones para la reactivación social, que es el presupuesto previsto para un ingreso mínimo garantizado, y que prevé llegar a más de 500.000 hogares en estos cuatro años”, explicó Adriana Córdoba, secretaria distrital de Planeación.

La funcionaria destacó que a partir de ahora, la entidad iniciará el trabajo de focalización para implementar la transferencia de los ingresos. Este lo acompañará el Sistema Distrital Bogotá Solidaria, con el que se prevé reducir los efectos económicos en la población bogotana.

“En ese sentido corresponde a un instrumento para garantizar a la población vulnerable la salud y el bienestar, en especial la alimentación, por pérdida de sus medios de subsistencia derivados no sólo de la declaratoria de pandemia del covid-19, sino además para el periodo siguiente a la declaración de la no pandemia”, dice el documento.

Celio Nieves, concejal del Polo Democrático, destacó que dichos mecanismos buscan fortalecer la reactivación y reducir la pobreza en la capital. “Con este ejercicio se llegará a unos territorios que no estaban referenciados en las políticas sociales del Gobierno. Se llegará con un ingreso que puede estar cercano al salario mínimo, y eso se complementará con otras ayudas del pasado”, dijo.

De los $109 billones presupuestados, más de $53 billones estarán orientados a fortalecer el empleo y conservar más de 100.000 Mipyme. A esto se suma que trasversalmente se seguirá apostando por una Bogotá Región, en la que se priorizará la movilidad multimodal, las áreas verdes y los proyectos claves como la segunda línea del metro y el Regiotram de Occidente.

LOS CONTRASTES

  • Adriana Córdoba Secretaria de Planeación

    “Hay $9 billones para la reactivación social, que es el presupuesto previsto para un ingreso mínimo garantizado, y que prevé llegar a más de 500.000 hogares”.

En línea con este desarrollo, quedó pactado que no se hará el TransMilenio por la Carrera Séptima, pero se apostará por un corredor verde. También se podrá gestar una operadora distrital de transporte, que será una sociedad por acciones para la prestación del servicio público de transporte masivo.

Educación, el eje central

La educación es sin duda la espina dorsal de Plan de Desarrollo. Este sector tendrá el presupuesto más alto de todos, con $36,9 billones que irán destinados a impulsar una formación integral desde la primera infancia a la Educación Superior.

La Alcaldía de Bogotá destacó que quedaron aprobados 20.000 cupos universitarios con conexión a empleo para los jóvenes bogotanos, los cuales vendrán acompañados de la creación de la Agencia de Educación Superior, Ciencia y Tecnología y de la Misión de Educadores y Sabiduría Ciudadana.

Es de resaltar que de todo el presupuesto, 54% irá para educación y movilidad. De hecho, la alcaldesa, Claudia López, confirmó ayer, en entrevista con La FM, que se necesitará emitir deuda para cumplir las necesidades fiscales que demandará el Plan. Según advirtió, este endeudamiento será de casi $4 billones para los dos primeros años y se pagará en 10 años.

No obstante, la mandataria dejó claro que el pago de estas obligaciones no se representará en un incremento en el impuesto predial. “No podemos subir la carga de impuestos en los hogares porque lo que necesitamos es seguir reactivando la economía”, concluyó.