Según la cartera, regresar a hacer las actividades de antes será un proceso gradual, tal como lo está siendo el aislamiento preventivo.

Adriana Carolina Leal Acosta

El ministro de Salud Fernando Ruiz  y el presidente Iván Duque, hicieron un nuevo llamado a la disciplina social para enfrentar el alargamiento de la cuarentena nacional obligatoria.

“Todos los países han terminado aceptando y adaptando sus vidas por recomendaciones de la OMS y de los gobiernos en cuanto a las medidas de distanciamiento social preventivo y los resultados se han ido dando. En la medida que todos entendamos en términos de cambiar nuestros patrones de conducta y comportarnos en beneficio de la sociedad, todos los ciudadanos entenderemos y entre todos contribuiremos a seguir adelante. No podemos desfallecer porque vamos en buena dirección”, explica el psiquiatra y jefe del Departamento de Psiquiatría de la Universidad del Rosario, Rodrigo Córdoba.

La disciplina, señala Córdoba, es el acto individual que tenemos cada uno para mantener una serie de normas. Al llevarlo a un término aplicado como sociedad, es un conjunto de normas para que podamos funcionar de manera adecuada.

“Un ejemplo muy gráfico es la nicotina, cuando se dieron cuenta que el uso de nicotina aumentaba la incidencia de cáncer de pulmón se dictaron una serie de normas, conductas y patrones, por ejemplo, ya nadie prende un cigarrillo en un lugar cerrado. Trayéndolo a esta situación, nada deja de ser más importante que la distancia, el uso adecuado de tapabocas y el lavado de manos, llevar esto al día a día es dar un gran paso en la lucha contra la covid-19”, dijo el experto.

De acuerdo con el Ministerio de Salud, el hecho de regresar a lo que llamamos la normalidad, es decir, volver a vivir como lo hacíamos antes, será un proceso gradual, tal como lo está siendo el proceso de aislamiento preventivo. “Los seres humanos tenemos todos los recursos mentales para adaptarnos gradual y progresivamente. Sin duda muchos hemos tenido situaciones difíciles, quisiéramos ver personas que nos hacen falta, dificultades, pero la mejor manera de garantizar que esto lo hagamos de manera adecuada es cambiando nuestra forma de pensar, nuestros patrones de conducta”, dice Córdoba.