Los analistas señalaron que el efecto de la temporada escolar eveló los precios en el mes. Añadieron que el Covid-19 no afectaría a corto plazo

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

La temporada escolar y el leve aumento en las tarifas de energía impulsaron el Índice de Precios al Consumidor (IPC) en el segundo mes del año. Aunque se preveía que la temporada de sequías afectara los alimentos en la segunda mitad de enero, los analistas confirmaron que el costo de vida de los colombianos varió principalmente por las obligaciones académicas como el pago de matrículas escolares y de universidades.

Los pronósticos del mercado cerraron con una inflación anual de 3,68% y una tasa mensual promedio de 0,64%, según la última encuesta de expectativas del Citi. De acuerdo con Juan David Ballén, director de investigaciones económicas de Casa de Bolsa, “la inflación en febrero estuvo marcada por dos hitos importantes: el primero se debe a que cerrando el mes se alcanzó a apreciar un leve incremento en los precios de los alimentos, y el segundo, que la educación tuvo un peso importante en los precios”.

El motivo por el cual los analistas coinciden en que la educación se sintió en el IPC es que, si bien las compras para el colegio o la universidad se hacen en enero, el efecto se ve un mes después. “En el mes se ve una inflación alta frente a la del año pasado por el tema del impacto de la educación, que, según vemos, es de 6%”, explicó Wilson Tovar, jefe de investigaciones económicas de Acciones y Valores.

Tovar agregó que, si bien se presenta un alza, esta tendencia irá a la baja en el mediano plazo. De hecho, aclaró que el Covid-19, o coronavirus, no tendría un impacto real en la inflación del país, pues los choques se harían vía tasa de cambio. “La inflación tiene una tendencia a la baja y habrá que ver si en cuatro o cinco meses se siente el impacto del virus. Eso incrementaría el precio de los bienes que se importan, pero no de la canasta familiar”, añadió.

Pese a que tradicionalmente la educación es un rubro que pesa en la inflación de febrero, los analistas coincidieron en que el aumento en las tarifas de energía fue un golpe inusual en el segundo mes. Sergio Olarte, economista principal de Scotiabank Colpatria, añadió que “este mes se ve un alza en el IPC por el costo de la energía y el agua”. No obstante, advirtió que esto se da como consecuencia de la temporada seca, pues los embalses han estado en niveles muy bajos, una situación que genera que el costo de la energía aumente levemente para las comercializaciones del mercado.

Lo anterior, debido a que con niveles entre 42% y 44%, el precio de bolsa de la energía tiende a elevarse y eso genera que las empresas deban adquirir energía más costosa, y cobrar ligeramente un poco más por el servicio a los hogares.

Frente a estos estimativos, los analistas coincidieron que en los próximos meses la variación del IPC estará a la baja. Estiman que se cumplirán las proyecciones del Banco de la República, que cree que la inflación cerrará 2020 cerca de 3,6%. Es de resaltar que dicho escenario estará sujeto a que el Emisor continúe conservando las tasas de interés en 4,25%, lo que podría cambiar por la situación global.