viernes, 25 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

María Alejandra Sanchez Pedraza - msanchez@larepublica.com.co

El Banco de la República se mantiene optimista con respecto a los resultados de la economía colombiana para lo que resta del año, a pesar de los desalentadores datos de la producción industrial al mes de agosto. Incluso, decidió mejoró su rango de perspectivas de expansión del Producto Interno Bruto (PIB) al pasar su piso de 3% a 3,5%.

La Junta Directiva del Emisor decidió ayer unánimemente mantener por séptimo mes consecutivo su tasa de interés de intervención en 3,25%. La decisión concuerda con lo esperado por el mercado, que según un Sondeo LR preveía que los tipos se mantuvieran inalterados y pronostican que esta política monetaria cambie hasta el primer trimestre de 2014.

Y es que de acuerdo con el Banco son varios los factores que hacen prever una mejor dinámica de la economía en el segundo semestre, con respecto al primero, y que 2013 cierre con un aumento del PIB de alrededor de 4,2%. Por un lado, el buen comportamiento del consumo, que pesa 65% en la demanda agregada, y por el otro, pone sus esperanzas en una recuperación del sector de la construcción, que estuvo por debajo de las expectativas en el segundo semestre, y el buen comportamiento de la agricultura, que jalonó en el periodo anterior.

El gerente del Emisor, José Darío Uribe, señaló que “el café pesa bastante en el sector agrícola y la producción está creciendo a tasas cercanas al 40%, entonces estos crecimientos enormes permiten prever un buen resultado. De otra parte, según la información que tenemos es que va a venir un buen dato de la construcción de vivienda y de edificaciones, por la dinámica propia del mercado, ya que las tasas han tenido una caída importante y por los estímulos del Gobierno a la construcción y compra de vivienda. Además, para cuarto trimestre específicamente esperamos un crecimiento significativo de obras civiles”.

La mejora en el sector de la construcción se debe, entre otros, al programa de las 100.000 viviendas gratis y a las medidas del Plan de Impulso a la Productividad y el Empleo (Pipe), el cual buscaba un aumento en la construcción y la demanda de vivienda, a través, entre otros, de una reducción de los intereses.

Estos comportamientos compensarían la caída de 2,8% en la producción industrial al mes de agosto, que fue peor de la esperada por el Emisor. “Esperábamos un dato malo, afectado por problemas como los paros y el transporte, pero prevemos que sea temporal, en la medida que se conozcan los resultados especialmente de octubre, noviembre y diciembre, que nos lleven a que la industria termine el año en terreno positivo”, señaló Uribe, quien agregó que este fue el único sector que cerró con cifras en rojo el año pasado.

Ante esta perspectiva, Diego Otero, rector de Uniciencia de Bucaramanga, indicó que “como va la industria es muy difícil que termine con cifras positivas, aunque podría haber un leve repunte por cuenta de los mejores resultados de la construcción, pero sobre todo por un mejoramiento de la situación de las exportaciones, especialmente por una recuperación de Venezuela, que está efectivamente interesada en comprar bienes colombianos”.

El optimismo del Banco de la República se ve además en la reducción del rango del crecimiento meta de la economía para todo el año, ya que pasó de una perspectiva de 3% a 4,5% a una de 3,5% a 4,5%. Gonzalo Palau, profesor de economía de la Universidad del Rosario, señaló que “este cambio en el piso inferior es una buena noticia, pues lo que dice es que en el peor de los escenarios la economía crecería 3,5%. El Emisor entonces tiene información de que todavía es posible alcanzar la perspectiva del año anterior o cumplir con la meta del Gobierno (4,5%)”.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, había señalado que un cambio en la tasa de intervención no era necesario, ya que pese a los resultados industriales, la economía está mostrando buenos resultados por cuenta del consumo, representado en un aumento de 3,7% en las ventas al por menor durante los primeros ocho meses del año.

Inflación, bajo la meta
El Banco prevé que la variación del Índice de Precios al Consumidor (IPC) termine el año entre 2,4% y 2,5%, por debajo de la meta de 3% y para el próximo año esté por el mismo orden. Resalta que en septiembre la inflación anual se mantuvo estable.

Teniendo en cuenta que se acerca la negociación del salario mínimo, en la que se utiliza la fórmula tradicional que conjuga la inflación causada, la esperada y el índice de productividad, se podría prever que la propuesta de incremento salida de este modelo sea baja.

Ante esto, Uribe señaló que “si el incremento del salario el año pasado se calculó con una inflación de 3% para 2013 y muy probablemente va ser inferior a ese rango, eso significa que hay un aumento en el poder adquisitivo frente a lo que se proyectaba. Entonces lo que hace este nivel es defender el poder adquisitivo de los sectores más débiles de la población”.

Para los analistas de Alianza Valores, la inflación podría tener un “repunte importante” en el corto plazo.

Las opiniones

José Darío Uribe
Gerente del Banco de la República

“Esperamos que la economía tenga un crecimiento similar al del año pasado, que no es excepcional en nuestra historia, pero es bastante bueno”.

Diego Otero
Rector de Uniciencia

“Como va la industria, con las últimas cifras, es muy difícil que termine con datos positivos, aunque podría haber un leve repunte”.

Gonzalo Palau
Profesor de Economía de la U. del Rosario

“El cambio en el piso inferior del crecimiento es una buena noticia, pues lo que dice es que en el peor de los escenarios la economía crecería 3,5%”.