De acuerdo con el Marco Fiscal de Mediano Plazo, el déficit actualmente es de casi $15 billones (1,3% del PIB)

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co

La histórica caída que este lunes sufren los precios del petróleo, tras una contracción de cerca de 30%, tendría un coletazo económico en las cuentas el Gobierno, así como en el precio de la gasolina.

Aunque al cierre del año pasado el Ministerio de Minas y Energía subió la gasolina en $195, luego de tres periodos de fuertes incrementos , se prevé que a mediano plazo se reduzca el déficit del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles, pues se compensaría los ingresos al productor.

Lo anterior debido a que, tal y como quedó en el Marco Fiscal de Mediano Plazo, el Gobierno contemplaba un precio por barril de US$60 para la referencia Brent, mientras hoy se ubica en los US$35.

El déficit actualmente es de casi $15 billones (1,3% del PIB) y en dicho documento se tenía planteado que al cierre e 2019 el Fepc presentara un déficit de $1,5 billones. 

De acuerdo con Julio César Vera, gerente general en Valjer Energy y experto en hidrocarburos, el desplome de los precios harían que se reduzca el déficit del Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles.

No obstante, el experto señala que, el año pasado, por ejemplo, no fue determinante la depreciación de la tasa de cambio para subirle el valor a la gasolina o al Acpm. De acuerdo con las cifras del Ministerio de Minas y Energía, en 2019 tan solo se presentó un incremento promedio en la gasolina de $195, el cual fue impulsado principalmente por tres alzas que se dieron a lo largo del año: febrero, marzo y julio.

Es por eso que en el total de las 13 ciudades principales del país se presentó una subida promedio de $195, siendo Pereira e Ibagué las ciudades con el mayor aumento del año: $239  y $232, respectivamente.

Barranquilla y Cartagena, por el contrario, se ubicaron entre las ciudades con el menor incremento en 2019. Esto debido a que en las dos el incremento tan solo fue de $165 en lo corrido del año. La cifra estuvo por debajo del aumento que se dio en Bucaramanga, en donde la variación entre enero y diciembre fue de $171.

Este año, en febrero, el Ministerio de Minas decidió mantener estable los precios.