La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Mónica María Parada - mparada@larepublica.com.co

Cuando se trata del envío de tarjetas de Navidad, las opciones digitales que acercan a los usuarios de todo el mundo siempre están vigentes. Aunque hace algunos años lo más común era que los internautas enviaran postales de sitios como Gusanito, Tarjetas Nico o TuParada.com; hoy, la tendencia ha virado hacia las redes sociales.

De acuerdo con Mauricio Jaramillo, analista de tecnología, el problema de ese tipo de tarjetas se generó hace 3 ó 4 años cuando empezó a llegar malware a través de las postales de Gusanito. Desde entonces, precisó, la que se ha mantenido es Tarjetas Nico, por contar con el respaldo de una marca que también fue conocida en su versión física.

Son precisamente estos dos nombres los que figuran en el listado de sitios generales visitados en los últimos 30 días de la Tercer Ola del Estudio General de Medios (EGM) con audiencias de 174.800 para el caso de Gusanito (puesto 29 del ranking) y de 49.600 para Tarjetas Nico (número 43).

Aunque la oferta y la facilidad de lo digital ha cautivado a los colombianos que desean manifestar sus buenos deseos en la época navideña, las empresas que están en el negocio de las tarjetas impresas aseguran que la tradición de enviar la felicitación en físico no se ha perdido.

“Las tarjetas de felicitación han evolucionado a través de nuevas alternativas como las e-card o tarjetas virtuales, y esto ha permitido al sector crear líneas de negocios alternativas; no obstante, enviar una tarjeta física es algo mágico, desborda sentimientos de inmensa dicha y felicidad entre las personas”, aseguró Mauricio Muñoz, director Administrativo de Tarjetas Exclusivas Muñoz & Cía, empresa que desde hace un año adquirió la licencia para imprimir las tarjetas de Unicef.

Según informó Muñoz, solo para la época decembrina imprimen 860.500 tarjetas de Navidad, las cuales se dividen de la siguiente manera: 310.500 unidades de la marca Unicef, y 550.000 unidades de la propia marca de la compañía llamada Exclusivas.

“Colombia es reconocida mundialmente por su potencial creativo y ha conquistado mercados en más de 20 países. El sector está innovando constantemente, lo que ha permitido un crecimiento en su consumo. Una cosa más a la que hay que hacer referencia es que culturalmente el intercambio de tarjetas impresas navideñas, hace parte de la tradición familiar colombiana”, señaló Muñoz.

Esta es la razón por la que las grandes cadenas de supermercados como Éxito, Olímpica y Carrefour mantienen pasillos con grandes góndolas donde hay un sinfín de opciones de tarjetas impresas para Navidad.

Así mismo, cadenas más especializadas en el sector gráfico, como Panamericana, no solo comercializan este tipo de productos, sino que además están metidos en el negocio imprimiendo algunos diseños.

Más allá de lo digital
Las causas de la evolución de las tarjetas virtuales hacia otros modelos, también incluyen otras variables. Según Eduardo Gómez, consultor en tendencias digitales, los movimientos que ha sufrido internet en los últimos años lo han llevado a experiencias cada vez más personalizadas, algo que dichas plataformas no logran otorgar satisfactoriamente.

Según el experto, el máximo de personalización que se lograba tener estaba ligado a la escritura de un mensaje al final de la postal. Adicionalmente, cuando se vivió el auge de estos servicios las páginas más consultadas por los colombianos eran el correo electrónico y algunos sitios de interés; en la actualidad, puntean mucho más las redes sociales, como Facebook y Twitter, indicó.

El EGM mostró que entre los 10 sitios más visitados por los colombianos está en segundo lugar Facebook con una audiencia de 9,2 millones y en octavo lugar Twitter con 2,3 millones.

“El modelo de las postales virtuales tiende a morir, las personas cada vez más quieren interacciones que vayan al móvil (tabletas y smartphones, sobre todo estos últimos) y a las redes sociales. En ese sentido, son éxitos aplicaciones como la que Claro lanzó recientemente en su fan page de Facebook, que permite a sus usuarios usar una foto y personalizarla, y enviarla como tarjeta de navidad. En Twitter también lanzaron un hashtag para prender una velita”, concluyó.

Cuestión de precio
Además de la comodidad, a la hora de enviarlas, que tienen a su favor las tarjetas digitales, pues se puede hacer desde cualquier lugar; la segunda ventaja que tienen es que en la mayoría de los portales hay una sección de opciones gratuitas.

No obstante, según Muñoz, esa no es una desventaja para la categoría de las tarjetas de felicitación impresas, pues ante la nutrida competencia en el sector se ha alcanzado un amplio portafolio de opciones que van desde una presentación sencilla de $4.000 hasta una tarjeta más elaborada de $15.000.

Arte de Unicef en otras épocas especiales
La práctica de enviar tarjetas de Navidad impresas en el último mes del año es una tradición muy fuerte en el sector empresarial, pues los detalles decembrinos y los agradecimientos siempre se envían con una tarjeta. Una de las más empleadas para esta actividad son las de Unicef, pues no solo los diseños y el arte son auténticos, sino que además ese papel se convierte en una contribución económica para un niño vulnerable en cualquier rincón del mundo. Según explicó Mauricio Muñoz, director Administrativo de Tarjetas Exclusivas Muñoz & Cía, empresa que desde hace un año imprime las tarjetas de Unicef en Colombia, el objetivo de la organización mundial es aumentar esa ayuda que se ofrece comprando una tarjeta, y esa es la razón por la que a partir del próximo año ampliarán su oferta para otras ocasiones especiales como el Día de las Madres o el Día del Padre. “Unicef está enfocado a las empresas o es lo que ha venido manejando, pero ahora quieren llegar a todo tipo de consumidor y estar presente todo el año”, dijo el gerente.

Las opiniones

Mauricio Muñoz
Dir. administrativo de tarjetas exclusivas Muñoz

“Las tarjetas de felicitación han evolucionado a través de nuevas alternativas como las e-card o tarjetas virtuales; no obstante, enviar una tarjeta física es algo mágico”.

Eduardo Gómez
Consultor de tendencias digitales

“El modelo de las postales virtuales tiende a morir, las personas cada vez quieren más interacciones que vayan al móvil (tabletas y smartphones) y a las redes sociales”.