.
CONSUMO Tabletas, más que un dispositivo móvil ¿qué significa tenerlas?
viernes, 29 de agosto de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Felipe Torres

Hoy en día, contrario a lo que podría pensarse, el uso de las tablet más que ser un dispositivo móvil, esta generalmente limitado a ser un dispositivo de entretenimiento del hogar, lo cual no es un caso particular de Colombia, sino una tendencia mundial, donde el dispositivo móvil por excelencia es el smartphone.

Esta tendencia ha llevado a que la industria realice esfuerzos de integración donde por un lado los smartphone tienden a aumentar de tamaño sus pantallas mientras las tablets las disminuyen y llegar a los híbridos que aún están por demostrar su real sostenibilidad en términos de, por ejemplo, a cuantas personas les molesta hablar por un dispositivo que prácticamente no pueden sostener con una mano, pero la búsqueda de ese equilibrio continua. Lo que sí es claro es la gran fragmentación que cada día más tienen estos mercados y que, como ha pasado en otros lugares, los niveles de adopción de las tablets pueden estar llegando a un techo dado la llegada de la nueva ola.

El teléfono es personal mientras la tablet puede ser familiar. La tenencia de tablet no implica uso exclusivo de la persona que la compró, sino que este dispositivo en particular puede generar un consumo multi-personas en los miembros del hogar, lo cual maximiza el uso de las tecnologías, más que un teléfono por más smartphone que sea.

Ahora bien, al profundizar sobre los estudios acerca del uso de estos dispositivos, se encuentra un impacto interesante de este aparato: el uso de las tabletas no representa una caída en el tiempo de uso de otros dispositivos y esto se debe principalmente a dos motivos: el primero hace referencia a que las personas que usan las tablets tienden a aumentar el rango de temas que abordan en sus dispositivos, es decir, ahora ven más videos, leen más en formato digital, las personas cambian su comportamiento debido al valor que les entrega este aparato, como por ejemplo tener fácil acceso a videos de alta calidad y lectura con una pantalla de tamaño aceptable en lugares y posiciones donde antes no podían.

El segundo motivo es que por su naturaleza de uso es un dispositivo que es totalmente compatible con el consumo de otros medios y realización de otras actividades en simultánea, es muy fácil navegar en la tablet mientras ven la televisión; es decir uno de sus grandes beneficios, que es la practicidad, se convierte en uno de sus grandes problemas, la gran paradoja de este aparato, dado que al realizar otras actividades en simultánea se limita el nivel de atención al dispositivo y por ende se genera un reto importante a nivel del impacto necesario para captar y mantener la atención de las personas. Así las cosas las tablets en particular, se constituyen en un complemento al uso de otros dispositivos como los smartphone y el TV, y más que perjudicarlos, crean una sinergia que aumenta el consumo total de dispositivos. La Tablet, cuando llega, se vuelve la segunda o tercera pantalla del hogar.

Las implicaciones para los consumidores a nivel de seguir fragmentando su atención en diversas pantallas, evidencia que al final lo importante para las personas más que el dispositivo es el contenido y la conexión que este genera, y que precisamente es allí donde la tablet tiene su mayor potencial de ganar espacios, convirtiendo al aparato en el canal preferido para ver el contenido personalizados de los usuarios, y el tiempo dirá si los aparatos híbridos como los Phablet logran robarle el espacio que hoy llenan las tablets a casi una cuarta parte de los hogares colombianos.