.
COMERCIO

Preocupa la desaceleración del consumo en la última recta del año

viernes, 1 de diciembre de 2023
Foto: 123RF

Al hacer una proyección de cara al primer trimestre de 2024, como buen optimista espero que el consumo comience a generar mejores resultados, esto a raíz de unas tasas de interés más bajas por parte del banco

Carlos René Jiménez Castañeda

Diversos factores hoy tienen en jaque el consumo de los hogares en vísperas del mes más comercial del año. La Navidad, lejos de ser la época de las “vacas gordas”, se verá impactada por un nerviosismo económico que posiblemente hará que los ciudadanos se aprieten el cinturón y disminuyan sus compras en diciembre.

No ha sido un año fácil para el comercio. Las razones se explican inicialmente por el impacto negativo que sufrió la economía como consecuencia de la pandemia y que, pese a la reactivación de todos los mercados desde el segundo semestre de 2021, los comerciantes aún sienten el coletazo del control de precios que en su momento se dio para responder a una demanda baja y que, aunque han pasado casi dos años, aún sigue afectando las ventas.

Otro indicador para tener en cuenta son las elevadas tasas de interés que aún mantiene el Banco de la República en 13,25 % y que ha generado que los colombianos tengan que pagar un interés más alto a los bancos por los préstamos de libre inversión, compra de vehículo o vivienda, entre otros, limitando su capacidad de endeudamiento y reduciendo su disposición para realizar compras a crédito. No obstante, vale resaltar el hecho que la tasa de usura haya registrado una caída por séptimo mes consecutivo, ubicándose en noviembre en 38,28 %, beneficiando especialmente las compras con tarjeta. Sin embargo, parece que esta buena noticia tampoco ha sido suficiente para equilibrar la balanza.

El tipo de cambio ha sido otro factor que ha incidido negativamente en el consumo. ¿Por qué? Al sufrir un efecto de depreciación del dólar contra el peso colombiano, esto ha causado que el valor de las materias primas e insumos aumente, impactando directamente el bolsillo de los consumidores finales.

Finalmente, la Reforma Tributaria también dejó en jaque al comercio. Hoy su impacto es leve, pero el próximo año con la subida de algunos precios será más fuerte; asimismo, el desempleo, que según el Dane se ubicó en septiembre en 9,6 % en las 13 ciudades y áreas metropolitanas, pese a que ha bajado, aún continua alto, más aún si se tiene en cuenta que cada día más personas se encuentran en la informalidad, 43% para ser exactos. Vale resaltar que mientras haya más colombianos pasando de un trabajo formal a uno informal o a la inactividad laboral, esto nos puede llevar a una recesión económica, afectando de manera considerable la capacidad productiva del país.

Y, cómo olvidar una inflación que en octubre cerró en 10,48 %, un indicador que, pese a que continúa bajando muy lentamente, aún no logra llegar a un dígito, cifra que además nos muestra el poder adquisitivo del peso colombiano, ya que los productos bienes o servicios se han encarecido más que hace un mes y más que hace un año.

En esta materia como académico puedo darle una calificación al comportamiento del sector comercio de 3.3 sobre 5.0.

En porcentaje, dada la coyuntura económica es claro que los hogares tendrán que superar un periodo de condiciones financieras exigentes por la alta inflación, el desempleo y por unas mayores tasas de interés, entre otros factores. En resumen, según el Dane, el gasto tuvo una caída en el tercer trimestre del año de 3,2 % en comparación con el mismo periodo de 2022. De hecho, el Banco de la República informó recién que las industrias manufactureras (6,2 %), el comercio (3,5 %) y la construcción (8 %) fueron los rubros que más cayeron.

Al hacer una proyección de cara al primer trimestre de 2024, como buen optimista espero que el consumo comience a generar mejores resultados, esto a raíz de unas tasas de interés más bajas y a una inflación que continuará disminuyendo, causando con ello una mayor confianza en la inversión extranjera. Igualmente, un aumento moderado del salario mínimo y un comportamiento positivo de la economía global, también podrían ser causales para incentivar un mayor consumo de los hogares colombianos.

*Carlos René Jiménez Castañeda

Profesor Facultad de Ciencias Económicas y Administrativas, universidad San Buenaventura sede Bogotá

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE CONSUMO

Comercio 13/07/2024 La preocupación de los hombres por su cuidado e higiene crece de manera exponencial

En los últimos años, el mercado de productos de cuidado personal e higiene masculino ha experimentado un crecimiento significativo, evidenciando un cambio en las percepciones sociales