.
CONSUMO Lo que debe tener en cuenta al comprar comida empacada
viernes, 26 de abril de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ismael Povea Garcerant

“Todo entra por los ojos”. Esa famosa premisa se cumple a la perfección con los alimentos, de allí, la importancia que le dan ingenieros y diseñadores al tema de los envases, cuidando que sean llamativos, pero sobre todo que conserven la calidad.

Lo curioso es que al momento de comprar, las personas reparan más en el precio de los alimentos, que en el tipo material y aspecto del envase que lo contiene; sin analizar que éste puede producir cambios en las condiciones de vida útil del producto a ser consumido.

Los envases afectan la calidad de los productos alimenticios en la medida en que no hay un envase perfecto. Cada uno de los materiales tiene ventajas y desventajas para lo cual es importante definir qué se desea proteger del alimento, su cadena logística, las condiciones extremas de almacenamiento y distribución y así determinar las propiedades técnicas y costo del envase impactan en el precio final del alimento en el mercado.

Los usuarios deben revisar 5 aspectos antes de decidir, en el siguiente orden: costo, durabilidad del envase, cumplimiento de normas, condiciones de salubridad del envase, luz y humedad del lugar de exhibición.

Generalmente, los consumidores solo evalúan el precio. Por ejemplo, en la leche, la gente prefiere en bolsa que en caja por ser más barata y lo mismo ocurre con las salsas de aderezar, se vende más el envase plástico que en el frasco de vidrio.

Pero una variable igualmente importante es saber que los envases son un sistema de protección del alimento que contendrán y que pertenece a la última etapa de la cadena de producción; razón por la cual un buen envase puede darle seguridad al consumidor sobre un producto alimenticio.

Cuatro cosas que no debe hacer

1. Envasar los alimentos calientes ya que el desarrollo microbiológico será tal que la posibilidad de intoxicación será muy viable.
2. Atún, sardinas y similares no se deben consumir cuando la lata esté abollada, oxidada o soplada.
3. Guardar agua embotellada, que ya se ha probado, para terminar de tomarla días después. El agua embotellada una vez abierta, se debe consumir en el menor tiempo posible.
4. Consumir alimentos de marcas no reconocidas. Es posible, que por reducir costos, la empresa tome la decisión de usar el envase más económico que seguramente no cumplirá con las normas relacionadas a la calidad del material y de las tintas de impresión. Algunos compuestos usados para su elaboración pueden causar daños. Las grandes marcas tienden a contratar proveedores certificados y éstos deben cumplir con requisitos normativos.

La pregunta es: ¿pueden los envases afectar la calidad de los alimentos? En la industria alimenticia todo debe tenerse en cuenta. Los envases, al igual que la distribución, hacen parte de la cadena de producción, pero son la parte final de la misma.

Aunque el consumidor no percibe esto en las góndolas de los supermercados, las condiciones del alimento al momento de ser envasado son fundamentales, ya que el material utilizado para el envase preservará esas condiciones finales, y si es de buena calidad preservará la vida útil del producto, teniendo en cuenta que la distribución a puntos de venta es un proceso que puede durar días.

Tipos de envase para tomar la decisión correcta
Lo primero que hay que tener en cuenta es cuánto tiempo durará el producto en la nevera o en la despensa, pues el alimento ya lleva algunos días o meses luego de su elaboración. Recuerde que no hay un envase único, sino de varios tipos como: Larga vida (el producto dura hasta 6 meses), contenedores plásticos, enlatados, contenedores de vidrio (idóneo para la conservación de alimentos) y envasados al vacío.