.
CONSUMO En dos ruedas, una Colombia de motocicletas
domingo, 6 de septiembre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Felipe Ángel

No todos los números que se ven registrados sobre las motocicletas son positivos en Colombia. Datos de un estudio realizado por la Fundación Mapfre indican que en 2011 más de 2.200 personas fallecieron en accidentes viales con estos vehículos. El Banco Interamericano de Desarrollo señala que de 2008 a 2012 el número de muertes alcanzó los 11.000 en el país.

Estas estadísticas comprueban que aunque la preferencia por motocicletas esté en expansión, no hay una cultura arraigada de conducción segura y responsable de éstas.

Desafortunadamente, aún es recurrente ver conductores de motos sin casco, sin importar que esto sea establecido por ley. Esta norma es primordial para la seguridad del que conduce y también es obligatorio para los acompañantes. Aunque existan muchos modelos de casco diferentes, estos necesitan ser debidamente cubiertos con visor para la protección de los ojos.

Mantener distancias seguras de otros vehículos es una segunda lección enseñada, pero que sigue sin ser aplicada en la calle. Los motociclistas olvidan que están mucho más expuestos a accidentes fatales, ya que, diferente de los carros, es el propio cuerpo del conductor quien recibe el choque.

Otro problema es el hábito que muchos conductores de motocicletas tienen de ignorar ciertas reglas del tráfico. Es común verlos poniéndose en corredores y pasando por la derecha. Otra cuestión siempre olvidada son las luces de la motocicleta. En Colombia está definido que los faros de los vehículos de dos ruedas estén siempre encendidos. Como las motos son más pequeñas y se mueven más rápido, ellas tienen que hacerse visibles todo el tiempo. 

Para muchos motociclistas, su moto es razón de orgullo, por lo que hacen varias modificaciones para lograr que su moto sea única. Instalan kits HID y bombillos tipo LED que incluyen colores no aprobados por las normas internacionales y que tienen funciones de “Flasheo”. Según el código de tránsito, estas luces HID y las luces de Flasheo pueden ser usadas únicamente por vehículos de emergencia. Al hacer estos cambios, los motociclistas no son conscientes que aumentan los riesgos de accidentes de forma considerable.

Con cada vez más motocicletas en las calles y carreteras, urge el establecimiento de estrategias para mejorar el tráfico y concientizar este número creciente de conductores así como los otros motoristas. Algunas capitales europeas, como Londres, por ejemplo, ya introdujeron trayectos especiales para motos. Allá, ellas pueden moverse en la vía de autobuses.

También es conveniente inspirarse en el sistema de licencias de conducción de motocicletas europeo. En algunos países el permiso para conducir es gradual. Primero se conquista la licencia A1 que permite conducir motocicletas de hasta 15 caballos de fuerza. Después se puede obtener la A2 para poder conducir motos de hasta 47 caballos. 

El Plan Nacional de Seguridad Vial 2013-2021 define como uno de sus objetivos centrales que ‘la vida es el valor máximo y el sistema de movilidad deberá protegerla y respetarla’. En un país como Colombia dónde hay más de 11,2 millones vehículos, de los cuales 54% son motocicletas, todos los cambios necesarios deben hacerse lo más pronto posible.